Compartir

El presidente estadounidense Donald Trump reconoció a Jerusalén como capital de Israel y pidió que se inicien los preparativos para el traslado allí de su embajada, desoyendo las advertencias internacionales y dando un vuelco a la política seguida por su país en las últimas décadas.

“He llegado a la conclusión de que es el momento de reconocer Jerusalén como capital de Israel”, dijo hoy en un discurso ofrecido en la Casa Blanca. Trump ya había informado la víspera al presidente palestino, Mahmud Abbas, y a otros líderes árabes de su intención de dar ese paso.

La decisión va en contra de la política seguida por la comunidad internacional, desde donde se oyeron hoy numerosos llamamientos para evitar que Trump adoptara esa decisión, debido a su potencial desestabilizador en la región.

Mirá también
Unánime rechazo de árabes y europeos a la decisión de Trump sobre Jerusalén
“Israel es un estado soberano con derecho, como todos los países, a decidir su capital, siendo conscientes de que esta es una condición necesaria para lograr la paz”, afirmó el presidente estadounidense. Y señaló que la decisión “marca el inicio de un nuevo enfoque hacia el conflicto entre Israel y los palestinos”.

Trump también sostuvo que “haré todo lo que esté a mi alcance para un acuerdo de paz israelí-palestino que sea aceptable para ambas partes”. “Estados Unidos sigue apoyando la solución de los dos estados”, subrayó, algo que va en contradicción con la indignación que levantó la medida en el mundo árabe.

Compartir