El PRO y el massismo, forzados a unirse ante la falta de estructura nacional

Compartir

La carencia de líderes locales con proyección provincial comienza a complicar la estrategia de diferenciación que llevan adelante a nivel nacional el PRO y el Frente Renovador, provocando que en al menos tres distritos ambos espacios deban confluir en alianzas construidas en torno a la tradicional estructura política del radicalismo, como ya ocurrió en Salta y Mendoza y aun resta definir en Tucumán.

En Salta, el partido que lidera el jefe de Gobierno porteño Mauricio Macri y el espacio que encabeza el diputado nacional Sergio Massa confluyen en el frente «Romero+Olmedo», un gran conglomerado de partidos políticos, entre ellos el PRO.

Dicho frente está encabezado por el ex gobernador Juan Carlos Romero, ahora massista, quien competirá por la gobernación en alianza con el cuestionado ex legislador Alfredo Olmedo, y llevará a las PASO como precandidatos a intendente de la capital provincial a dos dirigentes: Gustavo Sáenz del Frente Renovador, y Guillermo Durand Cornejo, del PRO.

El PRO sostuvo en principio la candidatura a la gobernación de Juan Collado por fuera de la alianza, pero debió declinarla porque el sistema electoral salteño impide la presentación de un candidato si este no completa la lista entera de aspirantes a todos los puestos que se definen en una elección.

Así es que Macri sólo tiene en Salta a Durand Cornejo, quien según fuentes del PRO tiene grandes chances de ganar la intendencia, y es con quien se mostró la semana pasada en esa provincia norteña, aunque no hará campaña por Romero.

En tanto, en Mendoza, la inclusión del Frente Renovador a la alianza opositora Cambia Mendoza, que lidera en la provincia la UCR y que había concretado esta semana la incorporación del macrismo, tensionó al heterogéneo conglomerado que buscará desplazar al PJ del gobierno provincial en los próximos comicios, debido a que el requisito del PRO para sumarse había sido no compartir espacio con el massismo.

Es que previo a la conformación definitiva del frente Cambia Mendoza, que se concretó la hace un par de semanas,había trascendido que si el Frente Renovador integraba la alianza, el partido de Macri iría por fuera de la alianza opositora.

Sin embargo, a última hora, y «tras varias reuniones mantenidas entre el diputado nacional Sergio Massa» y el precandidato radical a gobernador Alfredo Cornejo, «el líder del Frente Renovador tomó la decisión de sumar a ese espacio político a un gran frente opositor», según un comunicado del FR, que también destacaba que Cobos, quien impuso a Laura Montero como candidata a vicegobernadora, respaldó el acuerdo.

Tras el triunfo de las elecciones del intendente mendocino Rodolfo Suárez, Macri viajó hoy a Mendoza y renegó de la alianza provincial que comparte junto a la UCR y el Frente Renovador al señalar que «esa foto no va a representar el cambio».

«Decile a Massa que no voy a ir con él», dijo el jefe de gobierno porteño al brindar una conferencia de prensa en la sede de la municipalidad de la capital mendocina, donde también se mostró junto a Alfredo Cornejo, precandidato a gobernador por la UCR en una alianza que agrupa al PRO y al massismo.

Al ser consultado sobre si imagina una foto con los diputados Julio Cobos y Sergio Massa y el senador Ernesto Sanz, en relación a que la UCR encabeza una heterogénea alianza opositora con el Frente Cambia Mendoza, en la que están incorporados el PRO, el Partido Demócrata y el Frente Renovador, Macri fue tajante: «No. Esa foto no va a representar el cambio».

Desde el macrismo sostienen el rechazo al Frente Renovador por considerar que muchos de sus dirigentes han pertenecido al gobierno kirchnerista, tal como lo hizo la precandidata a gobernadora bonaerense por el PRO, María Eugenia Vidal, en campaña en distintas localidades de Buenos Aires, en donde mantiene conversaciones con intendentes radicales.

Sobre las alianzas electorales a nivel nacional de cara a octubre, Vidal afirmó que «el límite tiene que ver con aquellos que han sido parte del modelo de gestión y de la forma de hacer política de los últimos 30 años en la Argentina».

«Todo aquello que se vincule o se haya vinculado con el kirchnerismo para nosotros es continuidad; aquello que no forme parte de eso tiene las puertas abiertas», sostuvo durante una visita a la localidad de General La Madrid, en clara alusión al Frente Renovador.

En tanto, de recorrida proselitista en Tucumán, Macri apoyó la semana pasada la precandidatura a gobernador del ex presidente de la Sociedad Rural local, Manuel Avellaneda, aunque los operadores del partido amarillo no resignan las negociaciones con el diputado radical José Cano; con quien precisamente el elegido por el líder del PRO incursionó en política en 2011.

La intención desde el macrismo es marcar el territorio con candidatos propios mientras no venzan los plazos para presentar eventuales alianzas electorales en las provincias, para luego definir con un panorama armado más próximo a las elecciones.

Sin embargo, Cano selló en octubre un acuerdo electoral con Sergio Massa y se mostró con él y otros dirigentes del radicalismo, con quienes compartieron el carnaval jujeño, lo que podría derivar en una nueva alianza provincial en la que el PRO y el Frente Renovador coincidan por necesidad y en contra de sus estrategias a nivel nacional.

Compartir