Pediatría Hospital regional: se cuadruplicó la demanda y hay pocos profesionales

Compartir
El presidente de la Sociedad Argentina de Pediatría del Golfo San Jorge, doctor Miguel Caparelli, se mostró preocupado ante la falta de pediatras en la ciudad y dijo que en la década del 80 “éramos 24 médicos de planta en el Hospital Regional en el área para 80 mil habitantes. Hoy el plantel oscila entre 11 y 14 para una población que ha triplicado o cuatriplicado su número”, comparó. Consideró que desde entonces hubo “un montón de políticas desacertadas que hicieron que la población profesional del Hospital se reduzca” y mencionó entre ellas los “bajos sueldos ante el alto costo de vida de Comodoro”. En diálogo con Actualidad 2.0 dijo que en Comodoro y el norte de Santa Cruz hay “120 pediatras” y que ese número “debería ser mucho mayor”. Consideró que ante un posible brote de bronquiolitis, hace falta “reforzar los periféricos que son los filtros. Si un chico es bien atendido allí difícilmente se complique” el cuadro.
Caparelli aseguró que “la mayoría de los residentes que terminan su formación en vez de quedarse en Comodoro tiende a emigrar hacia el medio privado o de la ciudad. Comodoro no es una ciudad convocante que seduzca a iniciar un proyecto de vida pro múltiples factores, como son alquilerescaros, costo de vida caro y que pagan la guardia como en lugares cercanos a grandes urbes, conflictos de tipo gremial y que no siempre las buenas relaciones son las que priman en el sector”.Dijo que actualmente “somos alrededor de 120 en el Golfo de los cuales hay 70 u 80 en Comodoro, y otros 20 o 30 en Caleta Olivia y el norte de Santa Cruz. Deberíamos ser muchos más”.

Consideró: “lo importante es establecer reglas de juego donde la gente pueda venir y quedarse y no tentado por una propuesta satisfactoria en un principio y que a los pocos meses se vuelvan a su lugar deorigen como estuvo pasando. Estamos lejos en cuanto a números para satisfacer las necesidades”.

En relación con las residencias, consultado sobre si hay una condición legal para cumplir un periodo cumplida la formación en el hospital público, explicó: “estas reglas obligaban a quedarse dos años en la zona para continuar su formación y devolver lo que la residencia ofrece pero por lo que vemos no se está llevando a cabo”.

“Hay una serie de políticas desacertadas –reiteró-. Nadie se ha jubilado en el servicio de Pediatría en el Hospital; muchos tuvimos que migrar al medio privado lo que es una prueba de la inestabilidad laboral que existe en el medio público”, lamentó.

Ante un posible brote de bronquiolitis, ante la experiencia del año pasado, y consultado sobre si existe algún plan de contingencia, Caparelli manifestó: “no tengo informes sobre si lo hay pero lo hemos charlado entre nosotros con la neumonóloga y hay gran preocupación por no pasar por la zozobra que se pasó el año pasado. Nos hace falta la trinchera, reforzar los periféricos que son los filtros. Si un chico es bien atendido allí difícilmente se complique. Si consulta a tiempo se reduce la cantidad de complicaciones que se vieron el año pasado. Es fundamental reforzar la atención primaria en los periféricos”.

Compartir