La CAI gritó tricampeón del Nacional Sub 15

Compartir

La final del Torneo Nacional Sub 15 llegó el viernes último a su fin. En la final, disputada en el estadio “Cayetano Castro” de Racing, la Comisión de Actividades Infantiles superó a Gimnasia de Mendoza por 5 a 0 y se consagró campeón del torneo. Los goles fueron obra de Matías Carrizo (por tres), Maximiliano Morales y Juan Carlos Cárdenas. Al finalizar el certamen, Racing acabó en el tercer lugar, J.J. Moreno cuarto, Del Valle quinto y Germinal sexto.

El “Azzurro” vino a Trelew a demostrar que es el mejor equipo de la categoría. Con un juego de alto vuelo, buenas individualidades, una defensa sin fisuras, un mediocampo sacrificado y recuperador, y una delantera goleadora, dejó en claro que sus pretensiones no excedían a su buen fútbol. Matías Carrizo convirtió tres goles en la final y acabó siendo el goleador del torneo.

Maximiliano Morales, hermano menor de Emanuel (actual jugador de Quilmes en Primera) y Jonathan (titular en el equipo mayor de la CAI), demostró estar a la altura de su sangre. Julián Palacios es una de las perlas que tiene el equipo comodorense, batallador, gambeteador, atrevido y lírico. Matías Sotomayor, un cinco recuperador con dinámica y visión de juego. A ellos se suman individualidades defensivas como Walter Perea y Fausto Viegas, que ensamblan un equipo demasiado fuerte para su corta edad.

En la final ante Gimnasia, la paridad del juego duró apenas 20 minutos, hasta la apertura del marcador. Antes, el elenco mendocino había planteado una línea de tres defensores, cuatro volantes y tres atacantes que no terminó de cuajar en el campo de juego. Un tiro al arco fue todo lo que propuso un tímido y limitado Gimnasia, con una media vuelta de Romano que contuvo con rapidez Mansilla estirándose hacia el poste izquierdo.

A los 21 llegó el primer gol de la CAI, donde la balanza se inclinó completamente. Carrizo fue a la disputa de un balón perdido en el corazón del área, tras el centro de Morales por izquierda.

La vehemencia con que el goleador disputó la pelota fue repudiada por los defensores rivales, que se quedaron pidiendo falta cuando la pelota estaba ya en el fondo de la red. Minutos más tarde, con una deliciosa asistencia de Palacios, Morales recibió el pase filtrado entrando por la derecha y disparó a matar, metiendo la pelota en el ángulo. A eso le siguió el nerviosismo de Gimnasia, impedido futbolísticamente y superado ampliamente por la CAI. Boerr le fue duro a Palacios, tenía amarilla, pero el juez le mostró la roja directa.

Así terminó el primer tiempo, y el ritmo se trasladó al complemento. Al cuarto de hora, Gimnasia se quedó sin 9 por la expulsión de Romano, doble amonestación, y minutos después Ascurra debió acompañarlo a las duchas por juego brusco. Gimnasia estaba ya desgranado, perdiendo por dos goles y con dos hombres menos. Fue una reacción curiosa porque Gimnasia había iniciado el complemento más adelantado, con presión y ánimo de revancha, contra un CAI parado y apostando al contragolpe.

El “Azzurro” no perdonó la falta de criterio y salió a golear. Primero mojó el ingresado Juan Carlos Cárdenas, y luego, ante la exigua resistencia de Gimnasia, apareció nuevamente Carrizo, goleador del torneo, para poner cifras definitivas con dos tantos consecutivos que le hicieron acreedor de la pelota del partido. La mejor defensa de la CAI fue un buen ataque. No necesitó nada más ante un equipo que nunca inquietó a Mansilla bajo los tres postes y dejó caer sus posibilidades rendido al nerviosismo de la final y el resultado adverso. Así, la Comisión de Actividades Infantiles dio la vuelta poniendo por los aires el grito de su gloria. Fuente: Jornada

Compartir