Cholila: siguen las tareas para combatir el fuego con brigadistas, aviones y helicópteros

Compartir

Siguen las tareas de control definitivo y extinción del incendio de Cholila. En esa zona aún permanecen 160 brigadistas, personal de Infantería de Marina y gente abocada a la logística desde la localidad, de distintas reparticiones y del Ejército, que a través del Regimiento de Esquel prepara la comida en el gimnasio municipal. También siguen los medios aéreos provistos por el Servicio Federal de Manejo del Fuego y dos helicópteros aportados por Chile. Los aviones hidrantes están operando nuevamente en el aeródromo del lugar, luego de algunos días de uso de la pista de El Maitén. El encargado de las operaciones en Cholila, Jorge Pascoff, dijo que “el aeródromo no está operable; están operando los aviones, pero bajo la responsabilidad que asumió Provincia ya que el terreno no está en condiciones”.

 

El director de Defensa Civil, Evaristo Melo, mientras coordinaba las actividades señaló que “estamos trabajando arduamente en la inmensa superficie del incendio, que afectó 25.500 hectáreas”.

 

Advirtió que hay todavía muchos puntos calientes dentro del perímetro del siniestro que está contenido, debido a las altas temperaturas, que superaron los 30 grados, un factor que incide en el rebrote de focos.

 

“Se siguen desarrollando las tareas con todo el potencial, no disminuyó la cantidad de brigadistas y son 160 los que están en la línea, con cuatro aviones hidrantes operando y tres helicópteros con helibalde”, remarcó. En el área de El Turbio están destacados aviones y helicópteros con personal combatiente.

 

Melo estimó que el trabajo se extenderá por muchos días porque la superficie afectada es muy grande, y deben recorrerla a toda para que la extinción sea total. Habrá varios días con demasiado humo en la región, provocado por el material residual que quedó en sitios dentro del perímetro que no se terminaron de quemar.

 

La tarea empieza a las 7 cada día, y a muchos brigadistas los trasladan en helicóptero porque no hay forma de llegar por tierra a zonas inaccesibles. “Todos los focos calientes están dentro del perímetro, pero en esto no hay una regla de ciencia exacta, aunque estimamos que no habrá fuego fuera de los sectores circunscriptos”, acotó.

 

El titular de Defensa Civil admitió que hubo dos o tres combatientes con lesiones de poca relevancia, propias de la actividad, pero fueron atendidos por el área médica prevista para el operativo. Explicó que se dan los episodios lógicos de la tarea, como lesiones y roturas de herramientas y equipamiento, que tienen su inmediata reposición. Los alimentos se suministran sin inconvenientes, preparados por el Ejército.

 

RECAMBIO

 

En otro orden, se reunieron en Cholila Melo; la intendente Valeria Campos; jefes de brigadas y fuerzas de seguridad. Se evaluó lo actuado y se planificaron acciones. Estuvo Gustavo Caranta, subsecretario de Planeamiento para la Asistencia en Emergencias, del Ministerio de Defensa de la Nación. “Arribamos para hacer el recambio de brigadistas forestales de la Armada, que hicieron un aporte significativo en este evento”.

 

El objetivo es ayudar a controlar la emergencia. Del panorama que encontró sostuvo que es alentador y advirtió que “nos tendremos que acostumbrar a estos siniestros extremos, que se dan a nivel planeta con distinta frecuencia e intensidad”, y “la única manera de hacerle frente a estos fenómenos es con la comunidad organizada, lo que quedó demostrado aquí respecto de la coordinación y el uso de los recursos”. Defensa desde 2013 desarrolla unidades de respuesta a emergencias, con participación de las Fuerzas Armadas de todo el país. “Todos hacen esfuerzos para liquidar el incendio, y me llevo el reconocimiento a la Infantería de Marina que trabajó en el incendio, y al Ejército en la logística”.

Compartir