Compartir

Pasado el fin de semana largo, llegó el tiempo de las definiciones. El paro anunciado por los gremios del transporte para el martes 31 escaló a una huelga nacional de largo alcance, al sumarse para el mismo día la convocatoria a un paro nacional por parte de la CGT que lidera el camionero Hugo Moyano.

El consejo directivo de la CGT se reunió por la mañana en la sede de la calle Azopardo y, como se esperaba, convocó al paro en consonancia con los gremios del transporte, compartiendo sus principales reclamos: que el Gobierno implemente cambios “de fondo” en el Impuesto a las Ganancias y otorgue un aumento de emergencia para los jubilados. También, que de respuestas a la inseguridad y la inflación.

En lo que se anticipa como una medida de fuerza que será contundente y con alto acatamiento, el paro contará con el respaldo de la CTA Autónoma que lidera Pablo Micheli y esperan sumar en las próximas horas la adhesión de los bancarios y de la CGT Azul y Blanca del gastronómico Luis Barrionuevo.

Algunas dudas que persistían se despejaron por la mañana cuando el secretario general de la UTA, Roberto Fernández, confirmó la adhesión de los colectiveros -uno de los gremios clave para el éxito del paro- “porque no ha habido ninguna solución” a los reclamos.

“El martes no va a haber transporte de corta, media ni larga distancia, y tampoco trabajarán nuestros 2 mil afiliados de subterráneos”, ratificó a Clarín el secretario de prensa de la UTA, Mario Calegari, tras participar por la tarde de la conferencia de prensa que dieron representantes de los 22 gremios nucleados en la Confederación Argentina de Trabajadores del Transporte (CATT), que hicieron punta con el llamado a la huelga.

En la sede del gremio de Aeronavegantes, a una cuadra del Congreso, el dueño de casa, Juan Pablo Brey, Omar Maturano (La Fraternidad), Omar Pérez (Camioneros), Juan Carlos Schmid (Dragado) y Calegari, dieron las razones de la medida de fuerza.

“El 80% de los trabajadores del transporte pagamos impuesto al trabajo, que le pega a nuestros viáticos, horas extra, feriados trabajados. Siempre está la puerta abierta al diálogo pero la tabla de Machinea debe modificarse, queremos una solución real, no una invitación para tomar café”, dijo Maturano, en alusión al diálogo al que fueron convocados hace un par de semanas por el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. En esa reunión se les dijo que la única que podía dar una respuesta era la presidenta Cristina Kirchner. Y unos días después, el Gobierno a través del ministro Axel Kicillof salió a minimizar el impacto de Ganancias al afirmar que sólo afecta al 11% de los asalariados. Aníbal F. de todas formas insistió ayer en que buscará “encontrar una alternativa” para revertir la medida de fuerza. En los gremios descreen de las cifras que da el Gobierno. “Este reclamo lleva un lustro y el Gobierno lo único que hizo fue correr el arco y engañar a la gente. Si hubieran aplicado la inflación oficial a las escalas este reclamo no tendría sentido”, le dijo Schmid a Clarín, y estimó que tributan Ganancias mucho más del 1,5 millón de asalariados que dice el Gobierno.

Por el paro el martes no habrá transporte de pasajeros terrestre y de trenes, de carga, aéreo comercial, ni tampoco actividad portuaria, fluvial o marítima. Todo apunta a que no habrá bancos, y si se suma Barrionuevo se afectará la actividad gastronómica y no habrá expendio de combustible en estaciones de servicio, por ejemplo.

La CGT oficialista de Antonio Caló, que nuclea a los grandes gremios industriales, se llamó por ahora a silencio, si bien comparte el reclamo por Ganancias con el resto de las centrales sindicales.En la reunión de la CGT moyanista participaron además de Moyano, Schmid, Guillermo Pereyra (petroleros), Amadeo Genta (municipales), Gerónimo Venegas (UATRE), Omar Plaini (canillitas) Abel Frutos (panaderos), Jorge Pérez Tamayo (pilotos), Julio González Insfrán (capitanes y oficiales navales), Ricardo Epelbaun (señaleros) y Domingo Pereira (ceramistas), entre otros.

Compartir