Compartir

Integrantes de la Comunidad Vuelta del Río, identificados como del Movimiento Autónomo de Puel Mapu, se desprendieron de las acusaciones que los vinculan con los incendios en la cordillera. “Nuestro pueblo sería incapaz de destruir nuestro bosque nativo porque es allí donde se genera nuestra razón de ser y nuestra vida”, indicaron. Dijeron ser los responsables de la recuperación del territorio, hoy en manos del italiano Luciano Benetton. Pidieron la presencia de Nación y de Asuntos Indígenas para que les dé una solución.

Luciana Jaramillo, Vanesa Millañanco, Mirta Curruhuinca y Nicolás Huenelaf convocaron a la prensa para informar lo acontecido en el cruce de ruta 40 con el camino a El Maitén. “Desde el 13 de marzo que estamos recuperando parte de nuestro territorio usurpado por Benetton”, dijo Jaramillo.

Huenelaf dijo ser de Comodoro Rivadavia pero sus padres crecieron en la zona de Cushamen y Ñorquinco. Aseguró que ese viernes fueron tiroteados por la Policía de El Maitén. “Ingresamos al territorio y la Policía de civil ingresó”. De eso no se habló porque “como somos mapuches no tenemos relevancia, no se habla de daño moral y de daño psicológico”.

“La intención no es hablar con Benetton”, dijo Jaramillo. Sólo se sentarán con personal de Nación. “Necesitamos hablar con alguien pertinente que nos pueda resolver este problema”. Huenelaf completó que el único respetable es el “Estado argentino que expropió nuestro territorio y se lo cedió a la compañía inglesa; esto es un problema de Derecho”.

A su turno, Curruhuinca advirtió: “Nos da bronca que se diga que somos extranjeros, que no pertenecemos al lugar; sí pertenezco porque mis ancestros están enterrados en Vuelta del Río; volvimos a nuestro territorio por una cuestión ancestral”.

Explicaron que aquel 13 de marzo los integrantes de MAP estaban encapuchados por seguridad. Si recuperan las tierras “Policía los apunta con el dedo, mañana te cagan a palos y nadie hace nada”.

Millañanco sostuvo que “queremos volver porque un mapuche no es mapuche sin su territorio, no podemos hacer nuestros rituales en una maseta y necesitamos la fuerza de la naturaleza”.

Dijo que todo Estado tiene Gendarmería, Policía y otras fuerzas públicas para defender a la sociedad. “En nuestro pueblo tenemos a nuestras personas que se encargan de la seguridad y por eso están encapuchados”. Añadió Millañanco que “siempre se criminaliza a la gente que protesta y por eso decidimos recuperar nuestro territorio de esta manera”.

Por otro lado aclararon que “no tenemos a ningún prófugo”, ante versiones que indican que Facundo Jones Huala, buscado por Interpol, estaba en este territorio. “Conocemos a nuestro lamngen y ojalá supiéramos dónde está porque queremos abrazarlo”, dijo Millañanco. “Hablan muchas barbaridades de él y nos da mucha bronca y nos llena de impotencia”.

Huenelaf consideró que hay “persecución política, se lo acusa de incendiario y terrorista, y tenemos muy en claro que mañana podemos ser nosotros; la lucha mapuche es muy digna, ancestral, viene desde hace muchos años y continuará”.

Millañanco señaló que se culpa a Jones Huala y a la comunidad mapuche porque “se necesita un chivo expiatorio; eso es racismo, generando que la población odie al mapuche; el tiempo dirá cómo son las cosas”.

Explicaron que los pueblos originarios incluyen muchos movimientos y señalaron que no tienen vinculación con Resistencia Ancestral Mapuche (RAM). “No vamos a salir a acusar a un mapuche pero sabemos que el movimiento es amplio”, concluyeron.

 

Compartir