Compartir

Las estadísticas de la Asociación de Bomberos Voluntarios marcan que medio centenar de vehículos fueron destruidos por el fuego en Comodoro Rivadavia tan solo entre enero y febrero y que la zona sur registró el mayor número de casos. La policía, a través de la Brigada de Investigaciones trabaja en unos 20 casos que se presume que fueron intencionales.

Sólo en 2014 en Comodoro Rivadavia hubo 196 vehículos quemados en distintos puntos de la ciudad y por distintas circunstancias -algunos presuntamente intencionales y otros por posibles desperfectos eléctricos o de otra índole-, según indican los índices estadísticos de la Asociación de Bomberos Voluntarios. En los dos primeros meses de este año ya se registraron 50 incendios y se especula que una vez que se incorporen los registros de marzo y lo que va de abril el número ya podría superar los 60.

La situación preocupa ya que muchos de ellos han sido denunciados como intencionales. Por el momento la Brigada de Investigaciones junto al Ministerio Público Fiscal trabajan en unos 20 casos en los que se tiene esa presunción, tratando de dar con quienes podrían estar involucrados, según confirmó a Diario Patagónico, el jefe de la Unidad Regional, comisario Fernando Terrazas.

Sin embargo, la quema de vehículos no es algo nuevo en la ciudad. Los registros de Diario Patagónico indican que por lo menos desde 2009 se producen este tipo de hechos causando daños materiales de importancia.

El 21 de abril de ese año se produjo una maratónica quema de autos, en un radio de 20 cuadras. Todo se inició alrededor de las 5:46, cuando se produjo el incendio de un Peugeot 505 en calle Las de Barranco al 2.732 del barrio Ceferino Namuncurá. Esa noche fueron ocho los vehículos quemados con un mismo modus operandi. Se les roció de un líquido inflamable sobre la butaca, lo que no dio tiempo a nada y puso en vilo a los bomberos del Destacamento 1, encargados de esa extensa jurisdicción.

La situación parece repetirse este año, teniendo en cuenta que solo en enero y febrero la jurisdicción del Destacamento 1 que comprende 25 barrios, entre ellos el Parque Industrial, Bella Vista, Cerro Solo y Máximo Abásolo tuvo 28 incendios de vehículos, 16 en el primer mes del año y 12 en el segundo, mientras que los destacamentos 2 y 3 se registraron 4 y 3, respectivamente y un total de 15 en la zona de cobertura del Cuartel Central.

“Nosotros llegamos cuando el incendio ya está generalizado. Por dichos de personal policial que está en el lugar por ahí sí (son intencionales), por ahí no”, explicó Víctor Alvarado, oficial ayudante del Destacamento 1, quien sí definió características comunes de este tipo de hechos. “La mayoría son todos de noche. Hay un rango horario de las 22 a las 7 de la mañana, pero los vecinos no aportan muchos datos. Ha habido noches que como destacamento hemos salido a cada rato, uno tras de otro”, recordó.

TRES SOSPECHOSOS

DETENIDOS ESTE AÑO

Según pudo relevar Diario Patagónico la mayoría de los incendios presuntamente intencionales, registrados este año se produjeron en la misma zona, entre los barrios Ceferino, Las Flores, Jorge Newbery y Pietrobelli, jurisdicción de las seccionales policiales Segunda y Cuarta, donde se detuvieron a tres personas sospechadas de cometer este tipo de ilícitos.

El primero de ellos fue un joven de 17 años acusado de quemar dos vehículos en Misiones y Patagonia el viernes 30 de enero. Tres días después cayó un joven de 18 años, sospechado de quemar cuatro vehículos en un poco más de una hora, en los barrios Ceferino, San Martín y La Flores.

Se trata de Alexis Alarcón, oriundo de Esquel, con domicilio en la calle Pensamientos del barrio San Martín, quien quedó a disposición de la Oficina Judicial por daño y luego recuperó la libertad.

El último detenido fue Pablo Rocha, quien cuenta con antecedentes de diversa índole. El joven fue detenido el 25 de febrero en la zona de Florencio Sánchez y Benito Lynch, sospechado de ser el autor de los incendios de al menos tres vehículos estacionados en la calle durante esa madrugada. Fue sorprendido in fraganti, pero también recuperó su libertad.

A la lista de sospechosos se puede sumar Luis Nahuelquén, quien fue detenido en abril de 2014, en pasaje Intermedio y San Martín del barrio Jorge Newbery, por personal policial de la Seccional Segunda, al ser sorprendido dentro de un Fiat Uno al que presuntamente intentaba quemar.

El joven en ese entonces fue señalado como sospechoso de una serie de incendios del mismo tipo perpetrados por esos días. Sin embargo, recuperó la libertad luego de la audiencia de control de detención. Esa misma noche ardió otro vehículo en un pasaje situado entre Malvinas y Florencio Sánchez, por lo que la policía puso la mirada otra vez en el joven, pero no se volvieron a tener noticias sobre él.

Por el momento todo es materia de investigación. Solo se sabe que el o los pirómanos utilizan bombas molotov, las cuales arrojan en el interior de las unidades luego de romper un vidrio, sin dar tiempo a nada, o ponen un cartón debajo del motor y luego originan el fuego.

Compartir