Compartir

Un hombre de 37 años de Mar del Plata se hizo pasar por un joven de 25 para «seducir» a una adolescente de 14 por Facebook y luego tener relaciones sexuales con ella. La Policía lo detuvo ayer.

Según los investigadores, el violador se contactó a través de Facebook con la adolescente y de esa manera construyó una «relación» y llegó a conocer costumbres y gustos de la menor. Luego, la convenció de que borrara las conversaciones que habían mantenido en la red social y, mediante engaños, logró programar una cita que se concretó el lunes por la mañana.

El hombre pasó 7.30 por la puerta de la escuela N° 61, que se encuentra en Aragón 7549, en el norte de Mar del Plata. «Chicas, no entro a la escuela, me voy con un chico de 25 años que conocí por Facebook», dijo la nena a sus amigas, y subió al auto del violador, que la llevó engañada a un hotel alojamiento.

Una vez en el motel, ubicado en Hernandarias 9945, el hombre abusó de la adolescente y luego, cerca de las 14, la dejó a una cuadra de la escuela.

A media mañana, la directora había hablado por teléfono con la madre de la chica para avisarle que su hija no había ido a clases, por lo que los padres hicieron la denuncia ante la policía mientras la nena se encontraba con el violador. A las 14, cuando la chica regresó a la escuela, se encontró con los padres, que la estaban esperando, y les contó lo que había sucedido. Los estudios clínicos confirmaron más tarde que la adolescente tenía lesiones en la vagina.

Ayer, mientras la Comisaría de la Mujer trabajaba en el marco de la causa por abuso sexual agravado por acceso carnal, el padre de la chica localizó al violador, se dirigió a la puerta de su domicilio, en Luro al 7600, y cuando lo vio salir lo apuñaló dos veces, en la ingle y en el estómago.

El acusado fue trasladado al Hospital Interzonal General de Agudos, donde se encontraba fuera de peligro y permanecerá con consigna policial hasta que reciba el alta.

Tras la detención, la Policía allanó la casa del acusado y secuestró una computadora de escritorio, una notebook, una tablet y prendas de vestir que coinciden con la denuncia de la víctima

Compartir