Compartir

Una pareja que se acababa de mudar a una vivienda de Mburucuyá 940 fue secuestrada por dos delincuentes que les desvalijaron la casa y se los llevaron en su propio vehículo. Los abandonaron en un descampado cuando se dieron cuenta de que no eran quienes ellos creían. La Policía detuvo a dos sospechosos que quedaron bajo prisión preventiva por diez días.

Dos delincuentes ingresaron a punta de pistola el martes a las 22:50 a una vivienda de Mburucuyá 940 del barrio La Floresta, donde redujeron a una pareja que se encontraba acomodando los muebles ya que se habían mudado ese mismo día por la mañana.

Los asaltantes se alzaron con dos teléfonos celulares, dinero y un equipo de música. Cargaron todo en el mismo vehículo de las víctimas, un Chevrolet Corsa que estaba estacionado frente a la vivienda. Pero allí no terminó la odisea para la pareja, sino que también se los llevaron a punta de pistola. Los hicieron subir al auto y los trasladaron hasta un descampado de la zona alta del barrio, en Los Nogales y Misiones, donde finalmente los abandonaron. Es que al parecer los delincuentes se dieron cuenta entonces de que no era la persona que buscaban, aparentemente para saldar una deuda.

De todos modos, los delincuentes se llevaron las llaves del automóvil y los objetos robados. Una vez que pudieron salir del auto y volver hasta su casa, las víctimas avisaron a un familiar que alertó a la Policía. Tomó intervención personal de la Seccional Cuarta y de la Brigada de Investigaciones.

De inmediato, a bordo de un patrullero la pareja comenzó a recorrer la zona y en Mburucuyá y 12 de Octubre vieron a dos jóvenes a los que señalaron como los autores del secuestro.

Según la Policía, el oficial Eduardo Blanco comandó la detención de los sospechosos que quedaron a disposición de la Justicia.

A todo esto, la mujer sufrió una descompensación a raíz del estado de shock por el momento que había atravesado y debió ser asistida en el Hospital Regional.

Los detenidos fueron identificados como J.A.P (17) –conocido por sus antecedentes en el sector– y Franco Navarro, de 21 años.

La Policía presume que los asaltantes habían ido a buscar al inquilino anterior de la vivienda para saldar algún tipo de deuda por alguna actividad ilegal. Pero el hombre se había mudado en estos días, por lo que la pareja que ahora alquilaba habría sido víctima de una confusión.

En diálogo con Diario Patagónico, un vecino dijo que “el flaco se fue un día antes”. Incluso hizo referencia a algunas maniobras sospechosas que se realizaban con frecuencia en el lugar.

Finalmente, Navarro y el menor fueron sometidos a la audiencia de control de detención en la Oficina Judicial por presunto robo agravado en concurso real con privación ilegítima de la libertad.

DIEZ DIAS DE

PREVENTIVA

Alejandro Soñis, que subrogó a Miguel Caviglia que es el juez de la causa, a pedido del Ministerio Público Fiscal formalizó la investigación y le decretó diez días de prisión preventiva a ambos imputados por peligro de fuga y entorpecimiento, hasta tanto se realice una rueda de reconocimiento.

La Fiscalía estuvo representada por el fiscal Adrian Cabral y la funcionaria Patricia Rivas, mientras que la defensa de los imputados fue ejercida por Viviana Barillari y Andrea Mac Garva.

El juez, además, autorizó el secuestro de las vestimentas que habían descripto las víctimas del robo y secuestro. Los detenidos negaron los hechos, señalando que cuando los detuvieron venían de comprar bebidas.

Compartir