Compartir

Arrancó Talleres consiguiendo el gol, a poco de iniciarse el partido por intermedio de Diego Arismendi de tiro libre, para empatarlo el defensor Cristóbal Pereyra a los siete minutos del segundo tiempo. Seguidamente vino la tarjeta roja por juego brusco para Omar Balcón, para terminar en los últimos instantes del encuentro el visitante, con dos jugadores en una sola pierna (Juan Cabrera y Marcos Barrientos) y un Rada Tilly que dominaba las acciones, pero que nunca pudo encontrar la diferencia y la oportunidad para ponerse cara a cara con el arquero Fernando Paredes.

Talleres que por varios pasajes pareció controlarlo, lo termino sufriendo. Prácticamente no ataco en la segunda parte. Cabrera primero y Barrientos en los últimos cuatro minutos se quedaron como figuras decorativas, puesto que el visitante había completado los cambios permitidos. Rada Tilly lo busco por todos lados. Le falto precisión con la pelota, definición en la última jugada y vulnerar a un rival que se agrupo muy bien atrás. Con los once o con los ocho en condiciones de correr, siempre fue un equipo de enorme carácter defensivo.

Entendió que el rival lo estaba superando en volumen de juego, que le ganaba el medio campo y que si no defendía bien  podía perderlo. Se aferro a un libreto que le dio resultado. Primero defender, después atacar. Casi siempre estuvo más cerca esto último que lo primero.

Rada Tilly en cambio siempre fue hacia adelante. Con carencias, pero buscando el desnivel. Logró el empate en un gran acierto de Pereyra. Pese a su dominio no pudo hilvanar jugadas claras y precisas que lo dejaran de cara al arquero Paredes.

En la primera llegada del local, Mauro Frías estuvo a punto de anotar. Remate que dio en el parante izquierdo de Paredes, que estaba muy complicado para tapar esa pelota.

Seguidamente un disparo de Lucas Pinda, le fue dando mayor protagonismo al dueño de casa.

A los 16 minutos, dos toques por calle central entre Diaz y Arismendi, determina una mano de un volante de Rada Tilly, para que el árbitro Mansilla sancionara con un tiro libre la acción.

Arismendi se para frente a la pelota. Remate con más precisión que potencia a la izquierda del arquero Mariano Bordeira. La pelota pica a un metro del arco. El arquero la sigue con la mirada, sin intentar alguna acción de atajarla. Es gol, algunos jugadores de Rada Tilly pensaron que era tiro indirecto. El árbitro y su asistente lo convalidaron. No existió seña que determinara la suposición de la gente local. La desatención le salió cara.

El dominio de Rada Tilly comenzó a insinuarse con apariciones de Salso y Alcalá por derecha, algunos chispazos de Novillo por el mismo sector y una buena movilidad de Lucas Pinda.

En el segundo tiempo, un centro desde la derecha de Alcalá, encontró una de las pocas desatenciones defensivas de Talleres, para que Cristóbal Pereyra que la fue a buscar por arriba, la encontrara a ras de piso, para conectar de primera y marcar el ansiado empate.

Un pisotón de Balcón sobre Novillo, determino su expulsión. El partido intenso, con mucho roce y lucha en todos los sectores de la cancha, fue mostrando un Rada Tilly más incesante en la del gol. Domino sin plasmar  jugadas como para comprometer al arquero Paredes.

Talleres lo defendió con uñas y dientes. Si no podes ganar, trata de no perder, parecían decir sus integrantes. Por puntos era claramente  para el dueño de casa, pero en futbol, el punto conseguido no lo termino conformando.

Seguramente a Talleres si, por las diversas situaciones por las que atravesó, incluyendo a quedarse con uno menos desde los 8 minutos del segundo tiempo, y con dos lesionados mas en el final del partido.

Compartir