Compartir

Este lunes, personal de la Secretaría de Seguridad junto a efectivos de la Seccional Cuarta de la Policía concretaron un operativo de demolición de una precaria construcción, que funcionaba como aguantadero en la calle Los Robles de barrio La Floresta. La misma, se encontraba en estado de abandono y era utilizada por jóvenes para el consumo de sustancias adictivas.

Personal de la Secretaría de Seguridad coordinó el operativo de levantamiento de una construcción de material abandonada, que había sido erigida en un terreno fiscal sin ningún tipo de autorización y funcionaba como aguantadero, poniendo en riesgo la tranquilidad de los vecinos de barrio La Floresta.
Al respecto, el subsecretario del área de Seguridad, Antonio Zúñiga, explicó que tomaron conocimiento de la situación tras denuncias que efectuaron los vecinos al Servicio del 103 de Defensa Civil, manifestando que “había una construcción de material, usurpada por un grupo de jóvenes que se juntaban a drogarse y alcoholizarse”.
Asimismo, comentó que luego de interiorizarse sobre el tema dieron intervención a personal de la Secretaría de Tierras, quienes constataron que se trataba de un terreno fiscal no adjudicado. Posteriormente, el subsecretario indicó que “convocamos a una cuadrilla especial, porque el lugar era de muy difícil acceso para las máquinas retroexcavadoras con las que cuenta la Municipalidad, y procedimos al derrumbe de la construcción para evitar que sigan sucediendo este tipo de cosas en el barrio”.
En ese contexto, el funcionario comentó que “durante el operativo, varios vecinos se acercaron a expresar la tranquilidad que les brinda la demolición de esta estructura ya que, en sendas ocasiones, se registraron hechos de violencia que amenazaban la integridad física de los transeúntes del barrio”.
Además, agregó que “a partir del intercambio que realizamos con los que residen en esa zona, supimos que esta construcción también era ofrecida a la venta y cuando los compradores se disponían a hacer uso del lugar, tras efectuar el pago del dinero pautado, eran desalojados a la fuerza por los mismos jóvenes que la ponían a la venta”. Sobre ello, Zúñiga señaló que “ya se radicaron las denuncias penales correspondientes y están siendo atendidas por las autoridades competentes”.
Por último, el subsecretario aseguró que “nuevamente pudimos brindarle una respuesta a nuestra comunidad, que cada vez se anima más a denunciar este tipo de situaciones” y en ese orden, se refirió a las más de 100 intervenciones en operativos de levantamiento que realizó personal de la Secretaría de Seguridad. No obstante, recordó que “en comparación con años anteriores, en este 2015 las denuncias por toma de terrenos son menos y eso demuestra que la gente ha tomado conciencia acerca de las posibilidades de gestionar un lote de manera legal”.
Compartir