Compartir

Se trata del Hotel Urquiza que tenía la habilitación comercial vencida y no contaba con todos los elementos de seguridad, como botiquín de emergencias, matafuegos y falta de higiene.

Por decisión del Tribunal de Faltas, el edificio fue clausurado. Los funcionarios secuestraron profilácticos que hacen suponer que se ejercía la actividad sexual en forma ilegal.

El operativo se enmarcó en una inspección de rutina que se realizó de manera conjunta entre el personal de la Secretaría municipal de Seguridad y la Policía de la Seccional Primera. El hospedaje se encuentra ubicado sobre la calle Urquiza 869, entre Rivadavia y San Martin, donde se detectaron diversas irregularidades en su funcionamiento.

Al respecto el subsecretario de Seguridad, Antonio Zúñiga, manifestó que por facultad de la ordenanza 10.577 del año 2012, “periódicamente la secretaría encabeza inspecciones en hoteles, hospedajes, residenciales y albergues transitorios para controlar y regular el funcionamiento de los mismos, exigiendo la tenencia de la documentación comercial y carnet sanitario correspondiente, como así también cumplimentar con elementos de seguridad”.

Los funcionarios detectamos que el local tenía la habilitación comercial vencida, su propietario no contaba con el carnet sanitario y se registraron muchas falencias en cuanto a los elementos de seguridad. No contaban con botiquín de emergencias, los matafuegos eran menos de los indicados para la cantidad de pisos del edificio y se comprobó falta de higiene.

También se descubrieron distintos elementos que obstruían la circulación en pasillos y accesos a escaleras. Asimismo, el funcionario señaló que “se presume el ejercicio de la actividad sexual ilegal en el hotel, dado que se encontraron profilácticos usados”.

Las autoridades municipales pusieron en conocimiento al juez de faltas del Tribunal 2, Juan Carlos Flores, quien avaló la clausura del hospedaje.

Zúñiga valoró el acompañamiento de los efectivos policiales para avanzar en la firme decisión de dar continuidad a controles de rutina de estas características para “mantener el orden, control y registro de las personas que frecuentan estos lugares, además de garantizar el pleno cumplimiento de todas las ordenanzas municipales puestas en vigencia”

Compartir