Compartir

Los directivos y técnicos de Vialidad Provincial aconsejaron ayer al municipio de Rada Tilly cerrar por completo y por tiempo indeterminado el camino Juan Domingo Perón, que conecta esa localidad con Comodoro Rivadavia, y cuyo uso fue restringido el lunes solo en la mano que va de sur a norte a raíz de las fisuras que presenta la calzada.

La recomendación de Vialidad Provincial se hizo ayer de manera verbal al municipio de Rada Tilly, quien tomará hoy la decisión de cerrar los dos sentidos de la ruta. Será a primera hora de la mañana, luego de haber analizado durante toda la jornada la situación después del consejo impartido por el organismo que conduce Martín Escalante.

El camino, que presenta una recurrente grieta en el tramo crítico, ubicado a metros del mirador norte, fue cerrado provisoriamente el lunes en la mano que va de sur a norte, en donde deben hacerse los trabajos mayores, ya que es el sector más cercano al mar y donde la presión del cerro hace mayores efectos.

Con este cierre provisorio y unilateral, el municipio apostaba a que, mientras se realicen los nuevos trabajos de reparación, el camino al menos pudiera ser utilizado para regresar a la villa, pero ayer los técnicos de Vialidad Provincial indicaron que la circulación, aunque sea en una sola mano, complicaba las tareas de recuperación del asfalto.

El cierre de un solo carril, por otra parte, había sido recomendado expresamente por el organismo responsable de las rutas del Chubut, que ayer cambió de criterio a partir de las recomendaciones de sus técnicos.

La grieta, que se extiende por 130 metros, es recurrente y sería producida por la presión del cerro y el ingreso de agua a la masa de tierra que, de acuerdo a la explicación dada, es la que determina los quiebres y deslizamientos del material.

Las altas velocidades a las que se circula, pese a lo complicado del circuito urbano, también colaboran para que las grietas se agranden y generen no solo molestias para los automovilistas sino peligro por las maniobras que se realizan para esquivar los pozos.

Los problemas en el camino volvieron a aparecer en febrero, oportunidad en la que se selló la fisura en dos ocasiones.

Esos trabajos lograron evitar el filtrado de agua y volvieron a alisar el asfalto pero, ya en ese entonces, se sabía que eran provisorios hasta que los técnicos realicen el estudio de fondo, que es el que indicará si la falla es solucionable o permanente. De confirmarse esto último, determinaría que se tenga que realizar una nueva traza del camino.

Compartir