Compartir

El fallecimiento de un futbolista en un partido del ascenso metropolitano, tras chocar la cabeza contra un paredón cercano a la línea de cal, puso bajo la lupa a los campos de juego en todo el país. En Comodoro Rivadavia, las primeras modificaciones deberán realizarse tras el receso que comenzará dentro de tres fechas. Para más adelante “hay que hablar con la gente de Infraestructura de provincia y municipio y tirarles la inquietud”, adelantó “Kelo” Carrizo, titular de la Liga.

A ocho días del fallecimiento del futbolista Emanuel Ortega, de San Martín de Burzaco, y al tiempo que la pelota vuelve a rodar tras la suspensión de la actividad por duelo, las ligas de todo país se organizan para realizar modificaciones en las canchas que lo requieran.

Comodoro Rivadavia no es ajeno a esa realidad y la Liga ya está buscando soluciones, para que las líneas de cal de la mayoría de las canchas queden lo más lejos posible de los paredones perimetrales.

Cabe recordar que el 4 de mayo, Ortega sufrió un duro golpe en la cabeza durante el partido entre su equipo y Juventud Unida, como consecuencia de una jugada que se desarrollaba en uno de los bordes del campo de juego, cuando impactó contra la pared que sostiene el alambrado olímpico.

El jueves 14 falleció y su caso conmovió al mundo futbolístico. La AFA suspendió toda la actividad que estaba programada para el fin de semana pasado, e instó a modificar los campos de juego que lo requieran.

Antonio “Kelo” Carrizo, presidente de la Liga de Fútbol de Comodoro Rivadavia, habló con Diario Patagónico y comentó cómo está el panorama hasta el momento.

“Tuvimos una reunión con el Comité Ejecutivo el lunes, y arreglamos otra reunión para los próximos días. Después se va a convocar a los presidentes de los clubes”, adelantó.

En Comodoro, la mayoría de las canchas tiene el paredón muy cercano a la línea de cal, y como primera medida, la moción de la Liga es correr la línea, es decir, achicar el terreno.

Para más adelante, se prevé una modificación en la estructura perimetral, lo que le generaría demasiados gastos a los clubes, aunque Carrizo apunta a una colaboración estatal.

“Cuando llegue el receso, dentro de tres fechas, se les va a pedir a los clubes que modifiquen la línea de cal. Después habrá que sentarse a hablar con los presidentes, pero todo es plata. Hay que hablar con la gente de infraestructura de provincia y municipio y tirarles la inquietud”, señaló el titular de la Liga.

Mientras tanto, ya está programada la reunión de delegados para el martes 2 de junio. Y durante el receso de dos semanas, los clubes deberán achicar sus canchas.

Compartir