Compartir

Integrantes del oficialismo de la comisión de Juicio Político de la Cámara Baja buscan despejar de sospechas el acuerdo del 21 de abril. En la votación aparece el juez Fayt como partícipe de la reunión, aunque luego se supo que el magistrado no había concurrido a Tribunales.

Los representantes del Frente para la Victoria (FPV) en la Comisión de Juicio Político de la Cámara de Diputados pidieron ayer, mediante un escrito presentado en Mesa de Entradas, que se abra un proceso para investigar qué sucedió durante la firma de la acordada número 11 de 2015, como consecuencia de la conmoción que produjo la reelección del titular del cuerpo, Ricardo Lorenzetti.

Los legisladores nacionales que firmaron la presentación piden que se revisen tanto la primera acordada, aquella donde se re-reeligió a Lorenzetti como presidente del máximo tribunal, como la que se firmó para ratificar aquel documento cuestionado luego de que se pusiera en duda la presencia del juez Carlos Fayt a la hora de firmar.
La nota presentada por los legisladores ya obra en manos de la presidencia de la Cámara de Diputados, a cargo de Julián Domínguez, quien deberá girarla a la Comisión de Juicio Político. Una vez concluido este trámite será la presidenta de la comisión, Anabel Fernández Sagasti, la que decida los pasos a seguir.

En principio los diputados del FPV aclaran que la presentación no implica dudar de las condiciones de los magistrados sino que ante «la gravedad institucional» que significa un posible «proceder poco claro» es que solicitan la investigación. Entienden que ambas acordadas son contradictorias ya que en caso de haber actuado conforme a lo que marca la ley al firmar la primera, la segunda no hubiera sido necesaria.

Todo comenzó cuando la Corte rubricó el pasado 21 de abril un acuerdo donde se adelantaba una nueva reelección de Lorenzetti, cuyo mandato finaliza recién a fin de año, y en ella se dejaba constancia de la presencia de Fayt y que incluso el anciano magistrado había mocionado la designación de Highton de Nolasco como vicepresidenta del alto tribunal. Sin embargo, tras la publicación de varias investigaciones periodísticas, se determinó que el magistrado nunca había participado de esa reunión y que rubricó el escrito estando en su domicilio particular. El 13 de mayo último Lorenzetti volvió a convocar a los jueces, esta vez si con la participación de Fayt, para ratificar esa primera acordada que confirma que seguirá siendo presidente una vez que comience el 2016.

La presentación de los diputados incluye todas las notas periodísticas que se realizaron sobre este caso que, entienden los legisladores, debe ser motivo de investigación. Ahora bien, este nuevo trámite no se suma al expediente abierto en Juicio Político donde se pretenden determinar «las condiciones psicofísicas» del magistrado de 97 años. A partir de ahora, la comisión tiene dos expedientes sobre los miembros de la Corte.

La semana pasada el rumor de que el oficialismo paralizaría el caso Fayt circuló con fuerza y hasta llegó a ser publicado en algunos medios, aunque lo cierto era que la Comisión estaba estudiando los pasos a seguir. La reticencia de algunos de los testigos que pretendía convocarel cuerpo hizo que solo se pudiera solicitar información a los medios que dieron a conocer las distintas versiones sobre las posibilidades de Fayt de seguir ejerciendo su cargo.

Queda pendiente, más allá de este nuevo proceso, la citación de los 14 testigos propuestos a lo largo del debate en comisión que incluyen, entre otros, al periodista Horacio Verbitsky, los productores del programa de radio América en el que se escuchó la voz del juez, y los tres secretarios privados de Fayt. «

 

Compartir