Compartir

Mario Das Neves no llevará precandidato a presidente y tampoco irá a internas dentro del Frente para la Victoria (FpV). En Comodoro su candidato será Carlos Linares y hay que ver cómo consuela a los que ya se lanzaron, sobre todo a Ricardo Gaitán, eterno aspirante al principal sillón de Moreno 815.

El camionero Jorge Taboada se mantendrá como primer precandidato a diputado nacional, acompañado por Elba Wilhuber de Williams, mientras Néstor Di Pierro terminaría siendo el precandidato a senador, convencido ya de que en la Casa Rosada prefieren a Mario Pais.

Con este panorama, Martín Buzzi tendría que llevar como su aspirante a la intendencia local a Javier Touriñan, quien no alcanza a medir dos dígitos según las últimas encuestas, y a José Glinski, que continúa siendo una incógnita. Alfredo Béliz se mantendría como primer precandidato a diputado nacional y lo secundaría Ana Llanos.

Con esto se confirmaría que el núcleo duro del Nuevo Espacio, aquel sector justicialista surgido para darle pelea a Das Neves porque no tenía lugar dentro del partido, volvería a sus raíces, haciendo borrón y cuenta nueva tras los duros cruces verbales que se prodigaron entre 2009 y 2013, cuando Di Pierro, Norberto Yauhar y Rafael Williams se convencieron de que al ex gobernador todavía no lo podían dar por retirado de la política. Ese año tomaron nota de que entre los ganadores de 2011 y quienes se les aliaron rápidamente había demasiadas diferencias de cartel y lo que más les molestó fue que los últimos en sumarse al movimiento quisieran tener los mismos derechos que ellos; que habían puesto el cuerpo en las malas cuando a Néstor Kirchner le cerraban todas las puertas y unos pocos exponían sus humanidades y bienes para que quien entonces venía de una derrota electoral con el ahora boxeador Francisco De Narváez, tuviera un reconocimiento acorde con lo que había hecho por la provincia durante sus cuatro años como Presidente.

Además, el Nuevo Espacio habría recibido tentadoras ofertas del dasnevismo en caso de ser gobierno para tener el control de sectores clave de la economía local, como Petrominera y el Banco Chubut.

AJEDREZ COMPLEJO

Dicen que la jugada la pergeñaron Carlos Zannini, Oscar Parrilli y compañía y que no solo tiene como objetivo crear la sensación en las PASO de agosto de que lo de octubre será un simple trámite para Daniel Scioli, sino que tiene como complemento dejar afuera del Senado al radical Mario Cimadevilla, quien para asegurarse la reelección no dudó un instante en que la UCR debía girar a la derecha para correr a los brazos de Mauricio Macri.

Como se sabe, el último sobreviviente de aquella generación ganadora de los años 90 que completaban Carlos Maestro y José Luis Lizurume, se ha convertido en un tábano molesto para cierta dirigencia nacional, a partir de su puesto en el Consejo de la Magistratura, que le da una exposición privilegiada, tal como ha quedado demostrado en el escándalo de los presuntos sobornos que habría pagado PAE por quedarse con Cerro Dragón hasta 2047.

Dicen que cuando le contaron la maniobra a Cristina Kirchner, la Presidente sólo frunció la nariz como aquellos que beben una cucharada de aceite de ricino y continuó firmando los papeles que tenía sobre el escritorio. Desde ya no estaría en sus planes una foto con alguien que la vilipendiaba hasta hace algunos meses, lo cual por otra parte no sería necesario ya que Das Neves no llevará candidato a Presidente. Eso sí: la condición para contar con apoyo implícito del Gobierno nacional sería la de su explícita renuncia al Frente Renovador del cada vez más solo Sergio Massa, quien por otra parte ya ha dicho que entiende que pueda haber otras maneras de llegar al Gobierno de una provincia sin llevarlo a él en lo más alto de la boleta. Es más, ayer hasta circuló fuerte la versión de que él mismo se bajaría de la carrera presidencial para ir como precandidato a gobernador de Buenos Aires también en boleta corta.

TODO A SCIOLI

En tanto, Buzzi seguirá con sus actos con Scioli procurando que le sirvan a la hora de las elecciones, donde si bien lleva esa ventaja de contar con un “presidenciable” con buena imagen, ahora se le complicarían los números en su ciudad, donde confiaba en hacer la diferencia que podría necesitar para compensar el respaldo que seguramente tendrá en el valle su principal adversario, quien por su parte tiene el dilema de cómo hacer para pedirle a Máximo Pérez Catán -un leal ya desde los años en que ambos compartían el gabinete de Néstor Perl- que le deje su lugar en Trelew a Adrián Maderna, con posibilidades más parejas ante Gustavo Mac Karthy y que ya empieza a hacerse conocido por los tótem del kirchnerismo, como Aníbal Fernández, con quien se reunió el último viernes en la Rosada.

El peronismo siempre da sorpresas y otra vez todo lleva a pensar que la definición terminará siendo entre dos troncos de idéntica raíz, dejando afuera de la conversación a otras fuerzas que no supieron convertirse en alternativa desde que partió Lizurume hace 12 años. Fueron terceros en 2011 y en 2013 y ahora ocurriría lo mismo. Lo que se buscó en 2007 con aquel experimento llamado Provech lo terminaría consiguiendo ahora el propio mentor de la maniobra. Sus adláteres decían que había cambiado desde aquel nefasto –para él- 2011. Si ahora vuelve al Gobierno de este modo, habrá que darles la razón.

Fuente: El Patagónico

Compartir