Compartir

En un duro partido que bien planteó el conjunto de Gonzalo García, pudo quedarse con la serie y acceder a una instancia más. Matías Sandes fue el goleador de la noche con 24 puntos. Ahora, el conjunto comodorense jugará jueves y sábado como local ante Peñarol de Mar del Plata que en la otra llave le ganó a Weber Bahía 69-67.

Ante un colmado Socios Fundadores, Gimnasia Indalo pudo ganar una dura serie al vencer 98-82 a Boca Juniors, por los cuartos de final de la Conferencia Sur de la Liga Nacional de Básquetbol. Así, el equipo patagónico triunfó 3-2 en la serie y jugará en semifinales ante Peñarol de Mar del Plata, que eliminó a Bahía Basket al ganarle de manera agónica 69-67.

El juego disputado en barrio Cívico, fue dirigido por Fernando Sampietro, Fabricio Vito y Leonardo Zalazar. El mismo, tuvo parciales por cuarto de: 24-25, 51-38 y 74-60.

En un partido de definición absoluta, ambos equipos salieron desde el primer minuto con una gran concentración. El “Xeneize” complicó con una defensa combinada entre zona y personal y desorientó en principio la ofensiva local. Además y como en el segundo partido de la serie, tuvo a un intratable Isaac Sosa (5 triples en el PT), que embocó todo lo que tiró, incluso con la marca encima. Así, la visita con un juego perimetral que el “Verde” pudo contrarrestar en parte, fue buen tiempo en ventaja.

En el “Verde” fue mejorando la tarea de Samuel Clancy debajo del canasto. La ofensiva en el segundo parcial fue perimetral, con cuatro hombres abiertos, el pivote estadounidense pudo ingresar mano a mano a ganar debajo del canasto o con eventuales tiros externos, Gimnasia Indalo fue haciendo la diferencia. Santiago Scala entró muy bien con una gran efectividad de tiros de campo y rotando el eje de campo, el equipo de Gonzalo García se fue al descanso con una máxima de trece puntos. La única carga negativa, fue que los internos Clancy y Diego Guaita se cargaron de faltas, condicionándose para el otro 50% del partido.

En el tercer cuarto continuó la paridad en cuanto a rendimiento y el “Verde” pudo mantener la diferencia interesante en el tanteador. En un juego más cerrado, Federico Aguerre le dio una mano a los internos cargados, sin embargo Guita cometió la cuarta falta y Pablo Orlietti ingresó por él. Aunque no se resintió el rendimiento porque el cordobés cumplió bien su función. En Boca, Pedro Calderón pasó la misma situación y Ronaldo Córdoba se vio obligado a jugar con un equipo bajo ante la impericia de Dillion Sneed. Matías Sandes se puso el equipo al hombro aunque Gimnasia Indalo cerró el cuarto de gran forma.

En el último parcial, Scala ofrendó una de su mejores versiones porque a su cuota goleadora le agregó juego y también el mendocino Aguerre contribuyó con una buena labor táctica. Boca en algún momento esbozó una levantada de la mano de Sandes, pero el local apretó el pie en el acelerador y se quedó con un triunfo enorme.

Compartir