Compartir

El arreglo rondaría entre los 700 mil y el millón de pesos, puesto que implica un recambio de toda la instalación en el comedor donde comenzó el problema. Los trabajadores harán turnos de tres horas. Una de las propuestas para superar el frío es alquilar caloventores.

Hace más de una semana, la sede central de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco (UNPSJB) está sin gas y, por ende, sin calefacción. Todos los claustros mantuvieron reuniones con el rector Alberto Ayape, quien pidió medidas para que la actividad académica prosiga al menos hasta el 21 de junio, como cierre del primer cuatrimestre.

El claustro No Docente, clave en esta situación puesto que contiene al personal administrativo y también de mantenimiento del establecimiento, acordó turnos laborales de tres horas. Otra propuesta que surgió fue el alquiler de cuatro caloventores, uno para cada piso de la UNPSJB, y así superar el frío.

La Agrupación de Estudiantes Independientes –a cargo del Centro de Estudiantes de la Facultad de Ingeniería- brindó detalles sobre la problemática a través de Facebook. El informe, elaborado tras las reuniones con el rector, explica que Camuzzi cortó el servicio por las fallas detectadas en las instalaciones de gas en el comedor.

El suelo de la zona del comedor, ubicado en planta baja y donde almuerzan y cenan 1.800 estudiantes todos los días (según datos del propio rectorado), tuvo complicaciones y descendieron el contrapiso y la mampostería. Ahí estaba la cañería de gas, que al empezar a tener filtraciones obligó a que Camuzzi cortara el servicio por razones de seguridad.

“La matriculada encargada hizo la denuncia ante la empresa prestadora del servicio, Camuzzi, la cual procedió a realizar el corte. Para restablecer el servicio Camuzzi solicita que toda la instalación de gas pase la prueba de hermeticidad, por lo cual este sábado se estuvo trabajando sobre el caño troncal de media presión que viene desde la línea municipal”, relata el informe de la AEI.

“Desafortunadamente se encontró que éste también tenía pérdidas, lo cual complica aún más la situación, ya que el tiempo para repararlo en lugar de ser solo una semana serían 30 días”, describe después. El arreglo tendrá un costo de entre 700 mil y un millón de pesos, que otorgará la Secretaría de Políticas Universitarias, según comunicó Ayape.

Ayer los trabajadores tuvieron una asamblea en la que programaron los turnos rotativos de hasta tres horas. Algunos empleados ya tienen signos de resfrío, por lo que preocupa que haya menos personal cuando comiencen a tomarse licencias. Si bien la voluntad del claustro para completar el cuatrimestre está comprometida, el rectorado entiende que la situación es crítica.

Hoy habrá nuevas reuniones con el rector y los decanos, junto a representantes de los sindicatos de docentes y no docentes y de los centros de estudiantes. Allí probarán los caloventores y después se espera un comunicado oficial de la UNPSJB sobre los resultados y pasos a seguir.

Compartir