Compartir

La Asociación de Trabajadores del Estado impulsó un paro este martes para que se cumpla con las paritarias acordadas que establecían el pase a planta de 1.000 trabajadores de distintas áreas del Gobierno Provincial. La medida incluyó el corte de la Ruta Nacional N°25 y una quema de cubiertas. Los sindicales se apostaron en el pórtico de ingreso a Rawson a las 11.30 y dejaban pasar a los automovilistas que venían de Trelew cada veinte minutos.

En cambio, a quienes se trasladaban de Rawson a la ciudad vecina, la policía directamente los desviaba en la rotonda de Los Lobos. Al lugar se acercó personal de Infantería, Policía del Chubut y Gendarmería por ser una ruta nacional.
“Las medidas de fuerza han tenido mucha repercusión en Comodoro, Esquel y Rawson”, señaló el secretario general del gremio, Edgardo Hompanera, quien pidió disculpas por los inconvenientes que acarrearon a los vecinos por el corte de ruta.
Indicó Hompanera que el lunes fueron convocados por el Gobierno. “Desfilaron los ministros en conflicto en Coordinación de Gabinete. Yo debo reconocer que ésta fue una actitud que tomó el gobernador porque el lunes por la mañana me comuniqué pidiéndole que instruya a sus funcionarios al respecto. Nosotros no cesamos hasta no tener todo firmado y solucionado, porque se pasaron diciendo meras expresiones de deseo y promesas pero a las palabras se las lleva el viento. Como empleados nosotros necesitamos todo firmado y los expedientes en la mano”, enfatizó.
Afirmó que quienes están más complicados es el personal auxiliar de la Educación. “Es un universo de trabajadores, compañeros convencionados, compañeros de planta transitoria, horas cátedra, planes de empleo. Esto no es nuevo. Viene de hace muchos años en este Ministerio que es la caja política de los gobiernos y la resonancia terminan siendo los trabajadores. No he conocido gestión ministerial que esté a la altura de la situación. Ahí es donde tenemos la mayor cantidad de trabajadores en crisis y en negro”, declaró.
También se refirió a la situación del Ministerio de Familia y cuestionó los dichos de su titular, Rosa González. “Escuchaba las declaraciones de la ministra de Familia que nos decía que saquemos la pata del acelerador. Yo quisiera preguntarle cómo podemos vivir los trabajadores con $1.200 por mes siendo que hay otros que lo hacen con $7 mil y hay quienes llegan a los $14 mil cumpliendo la misma función. Cuando un compañero va a cobrar es inadmisible que tenga tanta diferencia con otro y la falta de estabilidad laboral”, expresó.
“Hay procesos políticos inmediatos que van a llevar a que el trabajador estatal sea la moneda de cambio. Nosotros somos un sindicato que estamos por afuera de las acciones políticas y vamos a defender a nuestros afiliados las veces que sea necesario y ante el Gobierno que esté de turno. Esto se firmó el año pasado y otras en febrero donde aceptamos una pauta salarial insuficiente a cambio del pase a planta. El Gobierno no se puede hacer más el distraído a cuatro meses”, recalcó.
Aseguró que la demora “se debe más a la inoperancia administrativa de algunos ministros que no se han puesto al frente de esto. Están más preocupados en las Casa Abierta que en cumplir con lo acordado que es nada más ni nada menos la estabilidad laboral”.
EL ACUERDO
Luego de la medida, el viceministro coordinador de Gabinete, Oscar Currilén, se reunió con el secretario General de ATE, Edgardo Hompanera, y firmaron un acta paritaria para concretar el pase a planta permanente de cerca de mil trabajadores. Dependiendo de lo acordado con cada Ministerio, la iniciativa se hará efectiva en lo inmediato y, en algunos casos, se definirá según los acuerdos establecidos en paritarias.
El ministro coordinador, Juan Garitano, indicó que “se hizo una recopilación de todas las actas paritarias y se establecieron los plazos. Algunas estaban cumplidas y otras se cumplían de manera parcial. Según las reparticiones hay personal que pasará a planta en lo inmediato mientras que otro grupo de trabajadores lo hará más adelante”.
Fuente: Jornada
Compartir