Compartir

Con un temible Martín Osimani que anotó 32 puntos, el “Milrayita” se quedó con el primer juego de la serie y trasladó así la localía a Mar del Plata. Mañana desde las 21:30 se enfrentan nuevamente. Pablo Orlietti se volvió a lesionar.

Gimnasia Indalo cayó anoche en el primer encuentro de la serie 79-73 ante Peñarol de Mar del Plata, por la semifinal de la Conferencia Sur de la Liga Nacional de Básquetbol.

El partido disputado en el Socios Fundadores fue dirigido por Diego Rougier, Sergio Tarifeño y Mario Aluz. El mismo, tuvo parciales por cuarto de: 17-22, 38-46 y 52-60.

Primeros minutos de ida y vuelta se vivieron en el partido inicial de la serie, donde salieron a atacarse sin tanto resguardo en materia defensiva. Un buen duelo debajo del canasto se vio entre Samuel Clancy y Martín Leiva, mientras que Martín Osimani se fue erigiendo lentamente en la figura, sin una férrea oposición en el “Verde”.

El conjunto de Gonzalo García distinto a toda la Liga no intentó de tres (2 de 7 en triples), prefirió atacar con penetraciones orientadas por sus perimetrales que se metieron en tierra de gigantes, ante la tarea de los internos por cortinar. En ese contexto, Clancy también tuvo una tarea preponderante porque fue eje de descarga en situaciones y solo, el norteamericano se las arregló para resolver, aunque después el DT lo sentó por una gran cantidad de minutos.

Así, en el segundo cuarto se tornó estática la ofensiva local, circunstancia que bien aprovechó el “Milrayita” para hacer una diferencia máxima de 9 puntos que después aguantó. Osimani se hizo un picnic (23 puntos en la primera mitad, 4 de 4 en triples), sin tener una marca asignada y recién sobre el final Diego Cavaco le hizo personal.

En la vuelta el complemento el local intentó acortar la brecha en el resultado, pero con mucho vértigo y equivocando los caminos no pudo acercarse. Nicolás De Los Santos intentó siempre en el mano a mano y en ocasiones se excedió en ataques, mientras que la visita con la tranquilidad del resultado y una pausa necesaria, golpeó en los momentos justos. Además, el local no tuvo a Pablo Orlietti como recambio, lesionado en la primera parte.

En el último segmento, Gimnasia Indalo metió un parcial de 7-0 con Clancy como epicentro sacando falta y convirtiendo, incluso llegó a pasar al frente con un triple de De Los Santos, pero el intratable Osimani apareció en el momento más complicado y con juego y tantos, pudo recuperar la ventaja visitante.

En un final cerradísimo, y ya sin el pivote estadounidense por faltas en el local, Fabián Sahdi, metió un triple lapidario a falta de 12’’ para quedarse con el primer juego de la serie.

Compartir