Compartir

Gimnasia Indalo le ganó anoche como local a Peñarol de Mar del Plata por 77-60 y de esa manera igualó la serie 1-1 de una de las semifinales de la Conferencia Sur de la Liga Nacional de Básquetbol.

El partido, que se jugó en el Socios Fundadores, fue arbitrado por la terna integrada por Pablo Estévez, Leonardo Zalazar y Fabio Alaniz, y tuvo parciales por cuarto de juego de 17-10, 41-25 y 58-42.

En el inicio del encuentro Gimnasia Indalo, que anoche no tuvo a Pablo Orlietti por lesión, proponía una eficaz marca en zona para frenar el ataque de Peñarol, que no lograba concretar buenos pases entre Martín Leiva, Alejandro Diez y Leonardo Gutiérrez. Del lado del “Verde”, en los primeros minutos no pudo conectar dos oportunidades bajo el aro por parte de Samuel Clancy y Federico Aguerre. El marcador lo abrió Diez que conectó un triple en el cual apareció por la izquierda sin una marca que lo obstruya. La velocidad del local era una gran aliada para responder en contrataque, ya que la defensa firme de Diego Cavaco y Clancy frenaba al conjunto “milrayita”. En local comenzaba a ser fundamental el despliegue de Santiago Scala que era eficaz bajo el aro. Además, en el Clancy anotó seis puntos consecutivos que comenzaban a darle aire a Gimnasia Indalo. El gran despliegue defensivo y el buen momento de Clancy, le permitieron al local cerrar el primer cuarto 17-10.

El segundo parcial lo encontraba mejor a Peñarol que lograba distribuir el balón mejor que el local. Sin embargo, el “Verde” lograba contenerlo bajo el aro y no le era fácil convertir. Por su parte, Nicolás De Los Santos contaba con una gran movilidad para la penetración, que era cortado con falta. El “Verde” no era el mismo que en los primeros minutos, pero Peñarol, que tuvo dos bajas –Adrián Boccia y Franco Giorgetti- no lograba sacar la diferencia que le permita acercarse.

Posterior a un minuto solicitado por Fernando Rivero –DT de la visita-, Gimnasia Indalo salió definido a estirar la distancia. Así llegó el primer triple de Scala y una posterior asistencia a Aguerre para un doble que ponía la diferencia máxima del partido en 12 puntos.

Sin embargo, Gimnasia Indalo no se detenía y con anotaciones de Clancy y un nuevo triple de Scala, imponía un parcial de 15-0, que llevaba a sacar la máxima de 20 puntos. En la respuesta, Gutiérrez comenzaba a empujar a su equipo a la recuperación sobre los últimos segundos de la primera mitad. El cierre del cuarto fue en 41-25.

En el segundo tiempo, Gimnasia Indalo buscaba continuar con el buen despliegue que había desarrollado en el primer tiempo. Sin embargo, llegó el momento de imprecisión para el “Verde”. Los internos no lograban anotar y Peñarol sentía que era su minuto para recuperarse. Así lo demostró a través de las anotaciones de Leiva que parecía encontrar los movimientos que le permitían anotar. No obstante, De Los Santos no quería que el “Verde” continúe durmiendo y anotó un gran triple que daba un envión anímico para enfrentar los últimos tres minutos del cuarto. Sobre el final, el dueño de casa pudo continuar extendiendo la distancia y cerró el cuarto arriba por 16 puntos.

Para cerrar el encuentro a su favor, Gimnasia Indalo debía mantener la diferencia pero Peñarol no lo haría fácil. Rápidamente Alejandro Konsztadt anotó un doble que ilusionaba a los marplatenses. Pero el encargado de responder fue Aguerre que anotó un triple desde la derecha. A partir de este momento, la defensa “mens sana” comenzó a lucirse con un aguerrido Cavaco que lograba detener a Leiva en la zona pintada.

Además, el despliegue de Leonel Schattmann comenzaba a cerrar el partido porque promediando el cuarto el “Verde” estaba 22 puntos arriba, sobre un Peñarol que no encontraba reacción. En los últimos minutos el local no sufrió grandes sobresaltos, pese a un triple de Diez, Gimnasia Indalo buscaba constantemente a través de las penetraciones de De Los Santos y el juego interno de Clancy. Fue un gran triunfo por 77-60, trabajado a lo largo de la noche en la que pudo revertir la imagen que dejó en el primer partido de la semifinal de conferencia. Ahora deberá ir a Mar del Plata, donde el martes lo espera el tercer partido, clave para seguir soñando.

Compartir