Compartir

Se trata de Fernando Raúl Gareca, quien tenía 22 años y alquilaba una precaria vivienda en la calle Gastaldi 761. Se acostó cerca del mediodía luego de asistir durante la noche anterior a una fiesta en el mismo barrio. Se presume que prendió un cigarrillo en su cama y se quedó dormido. Habitantes del sector protagonizaron incidentes contra la policía en el momento en que retiraban el cuerpo.

Un incendio se cobró ayer una vida en el barrio Stella Maris. La víctima fue identificada como Fernando Raúl Gareca quien residía en esa vivienda desde hace dos años y medio. Era oriundo de Salta y tenía una hermana que vive en otro sector de Comodoro Rivadavia.

Gareca alquilaba un precario departamento sobre la calle Lorenzo Gastaldi 761, junto a un amigo que ayer se encontraba en su lugar de trabajo cuando ocurrió el incendio.

Según investiga la policía, el joven que trabajaba realizando “changas” concurrió durante la noche del lunes a una fiesta que se desarrolló a una cuadra de la casa que alquilaba. Allí, permaneció hasta las 10:30 de ayer cuando regresó a su departamento a descansar, según testimonios recolectados por la policía de la Seccional Tercera.

Los primeros indicios obtenidos por la policía dentro del inmueble indican que Gareca falleció carbonizado producto de un incendió que se desató alrededor de las 12:30 en su propia cama. En ese sentido, se presume que el joven se habría acostado con un cigarrillo encendido y se habría quedado dormido. Ese sería el origen del siniestro, aunque debe ser confirmado por peritajes a cargo del perito bombero Enrique Koprowski.

El fuego tomó las frazadas, sabanas y colchón de una manera tan rápida que no permitió la reacción de Gareca. Además, la construcción del reducido lugar era de madera y chapa, por lo que el fuego rápidamente alcanzó el techo. El crecimiento de las llamas traspasó el cielorraso y derritieron el tanque de agua.

Si bien vecinos intentaron apagar el siniestro fue imposible y con la llegada de las dos unidades del Destacamento 1 de los bomberos voluntarios y una unidad de refuerzo del Cuartel Central, recién logró ser sofocado.

Sin embargo, el clima se tornó caótico cuando los habitantes del lugar que estaban apostados en los alrededores se enteraron de que una persona se encontraba carbonizada en el interior de la vivienda.

INCIDENTES

Un grupo de vecinos comenzó a insultar a los voluntarios acusándolos de que “habían llegado tarde”. El ambiente comenzó a caldearse y no faltaron pedradas contra las autobombas.

Luego los policías colocaron una camioneta en el ingreso del inmueble para utilizarla como morguera y ello despertó la furia de los vecinos.

Había que retirar el cuerpo calcinado de Gareca y la ambulancia no puede efectuar esa tarea ante la falta de un vehículo morguero. Sin embargo, los vecinos recriminaban que tenían que hacerlo en un vehículo acorde y trataron de impedir que lo hiciera la policía.

Finalmente, luego de que se formara un cordón policial se trasladó el cuerpo en la cabina de la VW Amarok de la policía.

En torno a la causa, se dio intervención al Ministerio Público Fiscal y hoy se practicará la autopsia.

Una agente policial recibió un proyectil en el rostro producto del enojo de los habitantes de la calle Gastaldi, pero se trató de una herida leve.

Fuentes oficiales también confirmaron que Gareca había sido condenado recientemente y debía comenzar a cumplir la pena. Es que en noviembre de 2013 había sido detenido con una escopeta calibre 16 de dos caños en el mismo barrio donde ayer falleció.

 

Compartir