Compartir

Así lo afirmó el ministro de Economía donde además afirmó que «el endeudamiento fue un instrumento de insubordinación de los países, que la política económica de un país esté dictada desde los centros económicos internacionales es una forma de pasar sobre la soberanía y democracia de los países.

«La sentencia de Griesa convirtió el tema en una guerra de ricos contra ricos. Se armó un lío tremendo que crearon ellos. Nos decían que esto se solucionaba fácil, lo dijo Macri, que nos sentemos con Griesa y paguemos lo que él decía. ¿Qué hubiera pasado, hubiéramos entrado en una trampa y Macri hubiera caído como un chorlito«, expresó.

En ese sentido, señaló que «en el caso de los buitres, es similar. Argentina tiene en su historial el default más grande de la historia del mundo. Y ahí también empezó una historia de recuperación de la sobrenía, no sólo de la deuda. Néstor Kirchner dijo en su momento una frase que era muy explicativa, dijo: ‘Los muertos no pagan'», continuó Kicillof.

«Pagar toda la deuda multiplica los reclamos. Si vos vas y le pagás 1600 millones a Singer, después viene una catarata de reclamos sideral donde después Argentina no puede decidir. Ahí muestran la ficha, quieren endeudarse de nuevo«, agregó.

Además, el ministro explicó el contexto económico en el que le tocó estudiar y en el que se desempeña en la actualidad como dos momentos muy diferentes. «Estudié economía en plena época neoliberal donde nos enseñaban la teoría más ortodoxa. Era la época del fin de las ideologías. Ahora, lo que cambió es la menera de entender la economía como una economía de los pueblos. Empieza a ser una economía de inclusión, de desarrollo, al sevicio de los proyectos populares. Ahora, el ministerio de Economía tiene muchas políticas de inclusión social. Esto no pasaba en los ’90. Es otra la función de la economía».

Compartir