Compartir

Mientras continúan cerradas las salas de terapia intermedia en el Hospital Regional, desde el sector de enfermería de Clínica Médica aseguran que surgen nuevos inconvenientes ante la necesidad de poder derivar pacientes al hospital Alvear o clínicas y sanatorios privados.

Durante los primeros días de abril se procedió al cierre del servicio de Terapia Intermedia del Hospital Regional, y hasta el momento no hay novedades sobre su reapertura, pese a la incorporación de algunos profesionales médicos.

Desde el área de enfermería de Clínica Médica se manifestó a Diario Patagónico, Liliana Millalonco, sobre los inconvenientes que hay en el sector ante la notoria falta de las salas. “Tenemos profesionales que han indicado distintos tipos de medicamentos que para su administración se necesita un monitoreo continuo, un enfermero que esté continuamente controlando, que el médico que esté a cargo y no se puede”, dijo.

Además aclaró que ante esta situación, enfermería “prácticamente se negó a hacerlo” porque entendieron que no correspondía aplicar la medicación, ya que los pacientes se encuentran internados en salas comunes.

Asimismo, Millalonco, explicó que cuando se produjo el cierre del servicio se había acordado enviar a los pacientes a otras clínicas o sanatorios privados, “pero eso se está obviando”, dijo.

Con respecto a la falta de profesionales en el sector, indicó que si bien ingresaron tres médicos nuevos, todavía no se cubren las demandas. “Hay seis médicos de planta que hacen guardia de 12 horas, y los médicos nuevos no están muy ligados al funcionamiento del lugar”, indicó, mientras añadió que se cuenta con 15 enfermeros.

El mes pasado, Judith Jozami advirtió que aún no se podía hablar de la reapertura de Terapia Intermedia, ya que “no se abre a pesar de la incorporación de médicos, por el momento se apunta a llevar a ocho camas la terapia intensiva en Comodoro”, dijo.

FALTA DE MEDICAMENTOS  E INSUMOS

Millalonco también explicó que durante el fin de semana hubo faltante de medicamentos como hierro intravenoso y protectores gástricos.

Por último, se refirió a las falencias constantes que hay en el nosocomio, en cuanto a la falta de artículos de limpieza y sábanas, para lo cual se realizaron diversas campañas solidarias.

“Han llegado donaciones pero siempre sigue faltando, porque por ejemplo las sábanas son lavadas con lavandinas y desinfectantes, y un par de sábanas no duran mucho tiempo, se deterioran muy rápido”, puntualizó.

 

Compartir