Compartir

Durante toda la jornada de ayer la ciudad debió soportar el fuerte viento, sin embargo a partir de las 18 se incrementó la intensidad y las ráfagas superaron los 120 km. por hora. Defensa Civil debió reforzar la guardia durante toda la noche debido a que el pronóstico señalaba que se mantendrá por lo menos hasta mañana. Hubo numerosos y diversos inconvenientes que fueron atendidos por organismos municipales, sin embargo hasta anoche no se habían reportado víctimas personales.

Si bien estos son los valores del alerta emitido por Meteorología Nacional, lo cierto es que luego de que la ciudad soportara fuertes vientos durante todo el día, desde las 17 se intensificaron los valores y desde las 18 en adelante, se registraron marcas sobre los cien kilómetros con ráfagas más violentas, las que provocaron voladuras de techos -como la ocurrida en Pensamientos y Sarmiento-, cercos, materiales de construcción, ramas de árboles y mucha cartelería aérea se encontraba en condiciones preocupantes.

Desde Defensa Civil, con guardias reforzadas ante la continuidad del fenómeno, se señaló que “durante la tarde hemos respondido a vecinos de diversos sectores de la ciudad por voladuras de chapas, cercos y hasta de un techo aunque, afortunadamente, no se registraron personas lesionadas pese a estas situaciones”.

En la zona norte y sobre las 20 horas, la estación meteorológica se encontraba sin energía eléctrica y hasta el aeropuerto se encontraba, en esos momentos, funcionando con equipos propios ante la falta de energía en un amplio sector de zona norte.

En cuanto a la tarea preventiva, el propio secretario de Seguridad municipal, Carlos Marsó, señaló que “se ha reforzado la guardia de Defensa Civil con personal de la secretaría de Seguridad y móviles que están pendientes de la situación durante toda la noche debido a que, de acuerdo al pronóstico, el fuerte viento se mantendrá durante la noche y es posible que se incremente en la madrugada del martes”.

Respecto a la afectación por el corte de energía en el aeropuerto, las condiciones de vuelo se mantenían anoche con normalidad gracias a la previsión que se tiene para estas contingencias a través de sus generadores propios. En cuanto a la operatividad, sobre la mañana de ayer se debieron suspender dos vuelos, el 830 y 834, por vientos cruzados sobre el sector de pista, retomándose luego el tránsito habitual.

Compartir