Compartir

El paisaje de fondo del Jardín Botánico no consiguió el efecto relajante que se había propuesto Mauricio Macri al convocar ayer temprano a la mesa chica de su Gabinete en ese emblemático paseo porteño.

En lugar de analizar el armado de las listas que el macrismo compartirá con la UCR y la Coalición Cívica, como estaba previsto, el jefe de Gobierno debió asistir a una compulsa entre sus íntimos. El debate, sin altisonancias –según testigos– fue para dirimir si la lista única que horas antes definiera el kirchnerismo resultaba favorable al precandidato presidencial del PRO o si por el contrario debería hacer un esfuerzo por bajar de la competencia interna a Ernesto Sanz y Elisa Carrió, para competir de igual a igual por la sumatoria de los votos en las PASO contra Daniel Scioli.

Entre los más activos se contaron el secretario general, Marcos Peña, favorito entre los posibles candidatos a vice de Macri, y el ministro de Gobierno, Emilio Monzó, negociador de las listas.

Sin indicios sobre las conclusiones a las que llegó el ex presidente de Boca, los efectos de las dudas sembradas por su equipo llegaron rápidamente a los campamentos de los otros integrantes del frente Cambiemos. El primero en blanquearlo fue el jefe radical. Y le hizo saber a Clarín que no se bajará:”lo que más nos conviene es sumar con varias opciones”, dijo. Carrió no habló, pero transmitió el mismo mensaje con sus voceros.

Sanz concurrió cerca del mediodía a la sede partidaria junto a su compañero de la fórmula “El Poder de la Unión”, Lucas Llach, para presentarlo a la conducción de la Convención Nacional a la Una veintena de miembros de ese organismo se asombró cuando el precandidato a presidente reveló que acababa de recibir advertencias sobre el eventual intento macrista de presionarlo para que desista de presentarse a las PASO, a fin de evitar que los votos que pueda arrastrar signifiquen una merma en la suma individual del jefe porteño.

Fuentes radicales le confiaron a Clarín que en la reunión circuló la versión sobre mensajes enviados por el diputado Ricardo Alfonsín y el senador Gerardo Morales, entre otros dirigentes radicales, para que Sanz evalúe si le conviene seguir en la carrera presidencial –con escasas chances, de acuerdo a todas las encuestas– o hacer un “renunciamiento” a cambio de otro lugar de “privilegio” en la campaña, como las candidaturas a vice de Macri o a futuro jefe de Gabinete. Enterados de esas especulaciones, desde el tercer piso –el más alto– de la moderna sede porteña de Parque Patricios atribuyeron la idea de fusionar la fórmula al famoso “círculo rojo” en el que Macri suele ubicar a grandes empresarios.

En el piso de la avenida Santa Fe que Carrió convirtió en residencia-oficina tocaron la puerta los mismos rumores. La chaqueña hizo desconectar los teléfonos para evitar “interferencias” de otras fuerzas y se concentró en el armado de las listas en las que la Coalición Cívica irá sola –en Capital y provincia de Buenos Aires– junto a su mesa chica minimalista. Cuando arreciaron las versiones sobre una invitación a bajarse de la presidencial a cambio de encabezar una lista unificada para el Parlasur, con la posibilidad de enfrentar a Cristina si la Presidenta decide postularse a ese cargo, instruyó al apoderado de su lista (“República de Libres e Iguales”), el legislador porteño Maximiliano Ferraro, a apurar la inscripción de la fórmula con Toty Flores.

Carrió ya había adelantado la noche anterior, en una cena con dirigentes de centroderecha que forman Consenso Republicano, que no hay chances de que renuncie a las PASO. Y dijo que con la candidatura a vice de Carlos Zannini, “la adversaria es Cristina”. También acusó al secretario de Legal y Técnica de fomentar una reforma “autoritaria” de la Constitución. “Pero sacamos del medio a los massistas que se iban a ir antes o después y no tendrán los dos tercios”, arremetió.

Macri, Sanz y Carrió se hablaron ayer por otros temas urgentes: la rosca de las listas que deben presentar el sábado. Puertas adentro debaten qué estrategia seguir.

Fuente: CLarín

Compartir