Compartir

La crítica situación de los servicios de agua, electricidad y gas que sufren las ciudades de Comodoro Rivadavia y Rada Tilly fue planteada con preocupación en la sesión que este jueves por la tarde desarrolló la Legislatura, la última hasta dentro de 60 días, ya que se reprogramaron cuatro sesiones hasta después de las PASO.

El tema lo planteó Roberto Risso  (UCR), quien aseguró que “en Comodoro y Caleta estamos con 3 grados bajo cero y está cortado el suministro del agua potable y de electricidad. Esto pasa en una provincia petrolera que genera miles de millones en riqueza. Además desde la municipalidad se dice que faltan cientos de millones de pesos para que los nuevos lotes cuenten con gas, por lo que miles de comodorenses que han accedido a la vivienda, no tienen gas, y se calefaccionan con electricidad y no alcanza para toda la ciudad”.
Cuestionó que “la gente tiene que tiene recursos puede comprar incluso agua mineral, pero el estado debe garantizar que viva dignamente el pobre, el laburante, y de esto habla la encícilca del papa que se conoció hoy. Es el obrero el  que paga el costo del colapso del sistema cooperativo”, afirmó.
Luego el oficialista Javier Cisneros, admitió: “es cierto que Comodoro y Rada Tilly son de las que más sufren. Hemos analizado el tema en comisión, y nos estamos yendo de la gestión sin haber dado respuesta. La responsabilidad de que estas ciudades se queden sin agua y se calefaccionen con electricidad nos escapa, creo yo. Lo que falla no es el sistema cooperativo, son los operadores”.
Indicó que “las gestiones de nuestra parte se hicieron; dimos una ley de emergencia, pero no podemos meternos en la vida interna de cada cooperativa, si Nación otorga 60 millones para saldar una deuda con Cammesa, y si luego lo hacen o no”.
Por su parte, Jerónimo García (CHST) dijo que “Chubut es una provincia periférica, es decir que está alejada de la toma de decisiones, y en un país dependiente como el nuestro, es un problema grave.  Lo único que puede industrializar la provincia son sus propios recursos naturales. Pero vamos camino  a la sovietización de la economía chubutense”.
Sostuvo que “en agosto de 2011 según AFIP, la provincia tenía 103 mil trabajadores privados, y en octubre del año pasado la cifra bajó a 97 mil, porque ahora están en la actividad pública. La riqueza en una economía no la genera el trabajo en el Estado”, afirmó.
En tanto, el diputado José Karamarko (PJ) recordó las permanentes consultas al IPA para conocer el estado del agua en la provincia, y las gestiones a nivel nacional para destrabar los fondos destinados a la reparación del acueducto de la zona sur, por lo que dijo, esta Legislatura “no ha estado ajena a estos problemas y hemos actuado en consecuencia”.
Compartir