Compartir

Por: Martín Méndez

Cerca de la hora de la merienda, con mate de por medio y en total tranquilidad (salvo cuando el viento soplaba fuerte y empujaba puertas y ventanas) Pablo “Pitu” Barrientos,  le brindó un mano a mano exclusivo y muy jugoso a Latitud Sur Noticias donde habló sobre todo y dejó conceptos muy claros e interesantes para aquellos que aspiran a ser futbolistas y para la vida en general.

En esta entrevista que irá desdoblada en dos partes a raíz de la extensión de la misma, el mediocampista azulgrana habló sobre su futuro y su pasado. Sobre el fútbol comodorense, el nacional y el internacional. Sobre la vida y sobretodo, sobre el fútbol como filosofía de vida.

Con la profundidad y la sabiduría de un hombre de 30 años que ha vivido toda su vida alrededor del fútbol, Pitu, como todos lo llaman, sostuvo que “el fútbol fue mi escuela” dado que el deporte forjó su carácter y que gracias a ello es, en parte, lo que hoy es.

En este sentido dijo: “yo aprendí que en el fútbol, adentro de la cancha, uno mismo se va conociendo.  Porque afuera te conoces, pero no tanto como en momentos límites adentro de la cancha. Que si bien no es de vida o muerte, pero en ese momento quizás ganar un partido para uno si lo es. Ahí vas midiendo tu carácter. Se va midiendo constantemente. Yo todo los días voy a entrenar y saco fuerza de donde no tengo a veces. Paso por arriba de los dolores porque quiero estar bien para que el técnico vea que estoy bien y me haga jugar. Entonces eso, indirectamente te va enseñando hasta dónde podés dar en la vida”.

“Muchas veces  te dicen por qué no estudiaste, por qué esto, o lo otro. Pero yo me recibí de jugador de fútbol. Me gustaría haberlo hecho pero no podía hacerlo en simultaneo con lo otro. Pero el fútbol me enseñó mucho. Puedo ir y sentarme a hablar con cualquier persona y no tengo problema porque conozco un montón de cultura. Me tocó vivir en varios lugares del mundo, conocí gente de mucho poder. Tuve otro tipo de escuela. El fútbol fue mi escuela”.

  ¿Irse tan joven a vivir a Buenos Aires en busca de un sueño forma parte de ese aprendizaje?       

Yo tenía muy claro que quería ser futbolista. Un nene a esa edad por ahí tiene que ser un poco inconsciente y tener un poco de locura también.

Yo me acuerdo que mi mamá lloraba en mi casa pidiéndome por favor que no me vaya y mi papá sintiéndose mal porque el hijo más chico se iba de la casa también. Pero bueno… yo estaba convencido de algo y estaba tan convencido que me tuvieron que dejar ir. Y una vez estando allá dije “no, prefiero Comodoro… que llego de entrenar y tengo café con leche calentito, el cariño de la familia… pero bueno, me pasó tambien que una vez ahí dije “no, ya estoy acá, ahora me la juego acá”.

Eso termina siendo una parte linda. Porque creces en un montón de cosas. Creces en un montón de aspectos que por ahí otros chicos que tenían la misma edad que yo y vivían con los padres, no se daban cuenta.

¿Cuál es la parte más fea?

La parte no tan linda era cuando veía a otros amigos y compañeros que cuando llegaba la hora de firmar el contrato le decían que se tenían que volver a su casa. O sea  que habían dejado todo por cuatro o cinco años de máximo esfuerzo y quedaba en la nada el esfuerzo.

Ahí empieza la parte fea para los que no llegaron. Para los que llegamos, después tenes que lidiar con que haces un monton de sacrificios, jugas en el equipo que vos querés, cumplis tu sueño y también el golpe es duro cuando por ahí la gente no te reconoce porque es exitista. Entonces es difícil hacer entender que uno no hace las cosas mal queriendo. Ahí tenés que se fuerte para que no te llenen de inseguridades las críticas.

Las lesiones son difíciles también. Yo pasé un montón de lesiones. Tuve un golpe duro cuando estaba vendido a un club grande de Europa  y me lesiono. Me rompí tres veces los ligamentos cruzados y estuve casi dos años sin poder jugar.

Y ahí es donde viene la parte fea. Porque antes de eso iba a la selección mayor, me llamaban de todos lados, me querían de todos lados. De repente, en una semana, pase de tener 100 llamados a tener 10. Y al año que no jugaba tenía los mismo 5 de siempre, que son la gente que está siempre que aunque juegues o no van a estar igual. Esa es la parte más fea.

Y después la otra parte fea imagino que va a ser cuando tenga que dejar de jugar. Tengo un montón de amigos que se han retirado y es lo que más les cuesta. Poder readaptarse, encontrar lo que le gusta. Encontrar un lugar.

¿Dónde te ves dentro de  10 o 15 años? ¿Pensás sobre eso?

-Si lo pienso, y todavía sigo pensando- responde sonriéndose y largando una suave carcajada- pero me gustaría, si no fueran tan sucias algunas cosas del fútbol, por ahí me gustaría ser técnico. Pero involucrarme en algo que es sucio y no es honesto sería contradecirme. Lo que no quita que por ahí encuentre un lugar dónde diga: “ah! mirá, acá se hacen bien las cosas. Me gustaría trabajar acá”.

Por ejemplo, acá en Comodoro yo siempre digo que yo soy hincha de Newbery, y amo a Newberry y digo que las cosas Newbery las hace bien… pero como la CAI no las hace nadie. La CAI es un club modelo. Para copiar. Pero es muy difícil copiarlo. Ellos viven otra realidad- explica- si le toca perder la gente se va amargada a la cancha y en cambio otros clubes como Newberry sino ganas un partido se van todos re calientes.

Todos estamos esperando que la CAI suba un par de escalones porque eso hace que el fútbol acá en Comodoro sea más competitvo y para que los chicos otra vez vuelvan a tener espacio como para que puedan salir a jugar a otros lados, los vean, los compren y sigan haciendo la cadena que se hizo en algún momento.

¿Cómo ves al club te tus amores?

El club está re bien. Pero siempre hacen falta cosas. La gente que está en el club la verdad es que es para aplaudirla porque siempre hay un problema nuevo: si no es un problema con un chico, se quemó una luz, o no fue el que tenía que limpiar la cancha, pero por algo siempre hay algún problema. Pero bien, la verdad que por lo que le dan a Newbery y la dan a los otros equipos grande de fútbol, Newbery está mucho mejor.

¿Te gustaría jugar en Newbery?

A veces si, y a veces no. Porque es difícil volver y cumplir con la expectativa que todos esperan. Cuando vuelva, seguramente, no voy a estar en la plenitud física y no voy a poder hacer cosas que todavía hago. Y por ahí si no las hago no toda la gente va a saber entender que no es porque no quiera, sino porque no puedo. Entonces no me gustaría volver y no estar bien.

Si vuelvo es porque estoy bien para jugar… sino no le quitaría el lugar a ningún chico- respondió con la honestidad y la humildad de un grande.

Yo tengo dos años más de contrato con San Lorenzo y pude ser una posibilidad volver a Newbery después de jugar con San Lorenzo o no. Todo depende de cómo esté el físico. Yo tuve un montón de lesiones y la verdad que hay días que me levanto a la mañana y las siento a las lesiones.

Continúa en #Parte2 http://latitudsurnoticias.com.ar/pitu-parte2/

En esta segunda parte de la entrevista que el Pitu Barrientos le concedió a Latitud Sur Noticias el futbolista comodorense habla sobre su actualidad deportiva y su futuro, cómo encuentra el fútbol argentino y qué diferencias hay con el Europeo. Además nos cuenta sobre messi y elije su mejor gol y su peor patada.

¿Cómo continúa tu carrera fútbolística? ¿Seguís en San Lorenzo? Se ha hablado mucho sobre conflictos en el vestuario y demás.

En realidad no pasó nada. Yo no salí a hablar nunca. Nunca una polémica, nada. Al contrario siempre entrené para ser tenido en cuenta.

Ahora me llaman de todos lados pero está la traba económica que pone San Lorenzo. Estamos en eso. Pero sí no me voy me quedo en San Lorenzo. Y no estoy mal porque estoy en San Lorenzo. Pero también quiero jugar.

Contame cómo viviste la final del mundial de clubes. ¿Qué significó para vos?

La final del mundial de clubes fue lo máximo que viví en el fútbol.

Yo disfruto haber jugado contra el Real Madrid y de haber estado a la altura del partido. Nosotros sabíamos que ellos eran superiores pero fuimos dignos rivales.

¿Es mucha la diferencia futbolística que hay entre el fútbol argentino y el europeo?

Yo estuve en Italia. Partimos de la base de que los entrenamientos son un poco diferentes. El lugar de entrenamiento es diferente. Entrenas de otra manera. Ellos juegan al nivel máximo también porque el que está en el banco puede cumplir el mismo rol estando al máximo nivel. Eso es lo que pasa allá en Europa.

En cambio acá en Argentina si no estás bien te esperan. Si un semestre no jugas bien, el otro semestre te esperan… no es que van a buscar otro. Por eso en Europa hay esa calidad de jugadores.

Cuando estaba en el Cataña teníamos un plantel muy completo en el que había jugadores de varios lugares del mundo, jugadores consagrados que habían jugado Eurocopa, mundiales y siempre era una competencia tremenda toda la semana.

¿Cómo ves el futbol argentino?

El futbol Argentino es competitivo. Acá tenés que aprender que corres todo el partido con uno que te está encima. En otro lados por ahí no. Pero la calidad de jugadores de otros lados por ahí no es la misma que la de acá.

Acá se nivela mucho con el tema de las ganas, de quién corre más. Allá la calidad hace diferencia. Hay un juego pensado para el espectáculo y para que la calidad haga la diferencia. Acá por desgracia no se ven grandes partidos.

Acá lo más importante es ganar… de eso no hay dudas. Pero después no se quejen cuando la media es para abajo.

¿Cómo ves a la selección Argentina y a sus jugadores?

Los jugadores que tiene la selección que están jugando afuera tienen mucha diferencia con los que están jugando acá.

Vos jugaste con Messi.. ¿Es distinto?

Maaaaal. Tremendo.

¿Qué lo hace tan distinto?

Tiene una calidad superior a todos y a parte está trabajado de otra manera porque no puede ser que se mantenga a ese nivel tanto tiempo. Él, Di María, Vanegas, Agüero, Higuain… son jugadores que hacen diferencia en cualquier momento.

¿Cuál fue el mejor jugador con el jugaste o que tuviste enfrente?

Messi.

¿Después de Messi?

Totti y Pirlo.

Pero vos fíjate que son jugadores que no tienen que hacer tanto despliegue para jugar bien. Acá por ahí no tenes un jugador de esa calidad y por eso tienen que correr tanto. A la gente le gusta ver esos jugadores, que las canchas estén buenas, que se juegue a los toque y no a los pelotazos.

Por algo en Argentina se consume futbol español, italiano, inglés, hasta el futbol francés porque tienen la idea de jugar y dar espectáculo a la gente que va a la cancha.

¿En Europa se consume fútbol argentino?

Poco se televisan los Boca-River o algunos partidos de los equipos grandes. Estando afuera me di cuenta de que a la gente no le gusta ver el fútbol argentino. Si la pelota va, viene; se chocan, fules, pelean, el arbitro lo para, etc… En Argentina tiene que volver el fútbol lindo.

¿Cuál fue tu mejor gol?

Mi mejor gol fue el que le hice a Estudiantes. Fue un segundo y le pegué. En los entrenamientos siempre le pego de mitad cancha, pero para pegarle nomás… para medir la fuerza, ver hasta dónde llego; y se me dio la situación y le pegué. Y tuve la suerte. Porque sin suerte ese gol no lo hago.

-¿La peor patada?

Una que pegue en Rusia– respondió como avergonzado por haber hecho algo que no le gusta- Si vos te fijas en el video se ve que yo voy mirando la pelota y no lo veo. Sino no pegaría nunca es patada. Porque incluso corría más riesgo yo de lesionarme que el otro jugador.

Agradecemos la predisposición y la amabilidad de Pablo Barrientos por tener la deferencia de dialogar con Latitud Sur Noticias. #Gracias.

Compartir