Compartir

Los docentes que no tengan título de profesor y que no capaciten podrían perder sus horas cátedra al inicio del próximo ciclo escolar, de acuerdo a lo acordado en paritarias entre el Ministerio de Educación y los gremios del sector, quienes promueven desde principios de este año una capacitación específica para los trabajadores.

En Chubut hay más de 2.100 docentes que dictan clases sin haber pasado por un profesorado, situación que profundiza en la educación media, donde el 45% del plantel de educadores se encuentra en esta situación, según reconoció el secretario gremial de la Asociación de Trabajadores de la Educación del Chubut, Santiago Goodman.

Para los dirigentes gremiales los datos no son sorprendentes, al punto que acordaron con el propio Ministerio de Educación y en paritarias un plan de capacitación para todos aquellos docentes que cuentan con título habilitante o con título supletorio, pero que no tienen justamente la capacitación pedagógica que asegura un profesorado.

“Nosotros hemos generado una actualización, una formación académica para todos ellos, para todos los compañeros y compañeras que no tienen título de profesor”, dijo Goodman a Jornada y explicó que esa instancia fue firmada “por acuerdo paritario y se está implementando en toda la provincia con el fin de garantizar la posible titulación de todos estos compañeros, ya sean técnicos, profesionales universitarios o docentes de otro nivel educativo”.

Goodman aseguró que saben “hace bastante tiempo que de la totalidad de los docentes que está por ejemplo en el nivel secundario, el 55% de ellos poseen título docente para el nivel y el resto, el 45%, no han alcanzado la titulación correspondiente, (aunque) sí tienen título habilitante o título supletorio, valorado por junta de clasificación, pero no tienen título docente y para todo ese universo es que hemos alcanzado el acuerdo paritario para sostener la formación y obtener el título docente y la continuidad laboral”.

El secretario gremial de ATECh indicó que la capacitación “es obligatoria en términos de quien está inscripto en esta formación y no tiene el alcance docente, tiene continuidad en su trabajo”.

En contrapartida, Goodman sostuvo que “quien no está inscripto en esta formación sabe que al inicio del ciclo lectivo del año siguiente en el cual está trabajando, las horas que tengan -de no estar en este trayecto de formación docente-, son horas que puede perder en mano de un compañero o compañera que tenga título docente”.

Compartir