Compartir

En Comodoro Rivadavia crece como tendencia que el trabajo que desarrollan las asociaciones vecinales esté liderado cada vez más por las mujeres y por los jóvenes. Así lo destacaron distintos referentes vecinales, al igual que funcionarios municipales que trabajan en forma directa con las instituciones barriales.

“Las mujeres suelen ser más persuasivas con respecto a algunos reclamos y también va apareciendo la gente joven que quiere dedicar su tiempo a estas tareas”, opinó la secretaria General y de Servicios a la Comunidad, Graciela Izquierdo, de quien depende el área de Vecinales del municipio.

Del mismo modo Emilio Sánchez, coordinador de Vecinales, dimensionó: “de las 50 vecinales que tenemos en Comodoro, hay 15 mujeres que cumplen el rol de presidentas y también se han sumado en los últimos años muchos jóvenes y esto es importante porque se han acoplado muy bien a trabajar con los vecinalistas que tienen más experiencia”.

Mientras, la referente de Proyectos y Programas de la Secretaría de Extensión de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, Beatriz Escudero, quien está a cargo de las capacitaciones a vecinalistas, destacó: “si hay algo que se distingue es el alto nivel de participación de las mujeres –en las capacitaciones-, pero también tenemos que resaltar el dinamismo que incorporan las nuevas generaciones a los procesos de participación, desde un punto de vista de una mirada fresca, que posibilita proyectar una ciudad”.

En ese sentido y hablando en primera persona sobre la labor que realiza como vecinalista y mujer, Lidia Moscoso, presidenta de la Asociación Vecinal de barrio Presidente Ortíz, expresó: “cuesta muchísimo porque una tiene que hacerse cargo de su familia y su hogar y, más allá de eso, cumplir el rol que le corresponde en la Vecinal”.

“Cuesta mucho cumplir ese rol siendo mujer porque te topas con muchos hombres que son muy machistas y cuesta hacerles entender que nosotras también tenemos ideas y proyectos. Es una lucha constante que se ha dado en varios sectores, hoy en día se ha ido aceptando el lugar de la mujer”, enfatizó.

Karina Cayumán, presidenta de la Vecinal de barrio Las Orquídeas, añadió: “antes las mujeres éramos secretarias y no presidentes de las Vecinales, entonces estábamos acostumbrados a otras formas de dirigir. Nosotras lo que hicimos como mujeres es tratar de no discutir y sí consensuar porque antes el que más gritaba o más fuerte golpeaba la mesa era el que tenía razón. Las mujeres cambiamos eso”.

JOVENES

COMPROMETIDOS

En ese contexto, una de las vecinalistas más jóvenes de la ciudad, Betania Viegas, de Caleta Córdova, habló desde su perspectiva sobre la labor que lleva adelante. En ese sentido, comentó: “yo ya había hecho esta tarea, aunque no fuera como vecinalista y habiendo este espacio institucional. Con esa responsabilidad tenía que funcionar como correspondía y por eso inicié una tarea con los vecinos para que se regularice la situación en el barrio y lo logramos”.

Siendo mujer, explicó que algunas dificultades surgieron en el cumplimiento de su función y comentó: “quizás se subestima un poco a la mujer y más aún siendo joven en el rol de presidente de una Vecinal, pero creo que con los hechos he demostrado, en conjunto con todos mis compañeros de comisión, que se puede”.

En tanto Adrián Cit, presidente de la Asociación Vecinal de barrio 30 de Octubre, también habló desde su visión de joven en el vecinalismo. “El trabajo es complicado pero la gente nos reconoce y nos da un poco más de apoyo porque saben que hace años que trabajamos desde otro sector con los chicos especialmente, y ahora desde la misma institución vecinal”, sentenció.

Compartir