Compartir

El encuentro fue encabezado por integrantes de la Diócesis. Así esta ciudad también se manifestó en contra del nuevo protocolo del Ministerio de Salud de la Nación, que favorece la interrupción legal del embarazo en determinadas situaciones. «Estamos en contra de toda forma de aborto, pero sobre todo a favor de la vida», explicó el sacerdote Daniel Lanz.

Cerca de 50 personas se manifestaron a favor de la vida y en contra de cualquier tipo de aborto y del nuevo protocolo de interrupción legal del embarazo. También repartieron volantes entre los transeúntes.
Ni el frío de la tarde o las pocas personas que se acercaron impidieron que ayer un grupo de católicos, compuesto por integrantes de la Diócesis Comodoro Rivadavia, con el apoyo de laicos y entidades pro a la vida, se manifestaran en contra del nuevo documento que hace unos días presentó el Ministerio de Salud de la Nación.

Se trata del «protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo», actualización de la «Guía técnica para la atención integral de los abortos no punibles», editada en 2010 por esa cartera, el cual generó objeciones por parte de la Conferencia Episcopal Argentina.

Alrededor de las 18, unas diez personas ya se manifestaban en forma pacífica en la plaza de la escuela 83. Con guantes, gorros y gruesas camperas entregaban folletos con el título «Marcha por la vida y la familia» y «Argentinos por la vida». En los mismos dieron a conocer el por qué de su presencia en la plaza y su concepción sobre la vida y el aborto en cualquier etapa del ciclo de embarazo.

Allí también estuvieron la hermana Alejandra, del Santuario de Schoenstatt, y el padre Daniel Lanz, de la parroquia María Auxiliadora y del barrio Stella Maris, quienes fueron los portavoces del grupo que entiende que este protocolo elimina el concepto de aborto no punible, sustituyéndolo por el de «derecho a la interrupción legal del embarazo». Además que al presentarse como obligatorio para todo el país, se superpone y conculca las autonomías de cada provincia en materia de salud.

«Se está atentando contra la vida y la familia con este protocolo de pro aborto, aborto libre, camuflado, donde la patria potestad está negada ante una hija que quiera abortar y que el muchacho que la embarazó tampoco tiene derecho. Pero ese embrión desde que se gestó ya es persona; por eso se habla de todo un proceso de embarazo», cuestionó la hermana.

«Estamos en contra de toda forma de aborto, pero sobre todo a favor de la vida. Todo lo que vulnere una vida nueva; todo lo que vaya en contra del derecho de una persona a la vida, de ese derecho dependerán todos los demás», agregó Lanz, «pero en particular esta reforma atenta primero contra la verdad porque no existe la interrupción legal del embarazo porque está el derecho a la vida en la Constitución», sentenció.
Pidió que no quede como única alternativa matar a la criatura, lo que considera que «pretende este protocolo», el cual no permitiría ejercer el derecho de objeción de conciencia.

Minutos después de las 18:20 comenzaron a arribar más personas a la plaza, llegando al medio centenar y extendiéndose hasta cerca de las 21, sumando otros apoyos, en esta cruzada «a favor de la vida».

Compartir