Compartir

La defensa había pedido la declaración de inimputabilidad para Miguel Angel Pallalaf porque aseguraba en base a un examen psicológico que el condenado “no podía motivarse en la norma”. Para el tribunal que falló por unanimidad, Pallalaf “comprende la criminalidad de sus actos y actuó con discernimiento, intención y libertad”. Por esta razón confirmó el fallo de primera instancia que lo condenó a prisión perpetua. Pallalaf fue hallado penalmente responsable de “abuso sexual agravado y homicidio criminis causae” en perjuicio de Yasmín Chacoma, de 11 años.

Pasado el mediodía de ayer, el tribunal de Cámara Penal compuesto por los jueces Guillermo Muller, Martín Montenovo y Daniel Pintos, mantuvo la condena a prisión perpetua ya resuelta por un tribunal de primera instancia. La defensa de Miguel Angel Pallalaf había presentado un pedido de impugnación de esta sentencia por entender que su defendido no comprendía la criminalidad de sus actos, por lo tanto era inimputable. Pallalaf fue condenado a prisión perpetua luego de haber sido encontrado penalmente responsable de “abuso sexual agravado y homicidio criminis causae” en perjuicio de la menor Yasmín Chacoma.

Al respecto la fiscal general Camila Banfi que condujo todo el proceso acusatorio, le dijo a este medio que “el tribunal por unanimidad confirmó la sentencia de los jueces del primer tribunal. En sus fundamentos expresados sintéticamente expusieron que rechazaban el planteo de la defensa con respecto a la inimputabilidad, porque consideraron que los jueces habían tenido a su disposición prueba suficiente con el informe efectuado por la licenciada Antal”.

En este punto Banfi cuestionó el planteo de la defensora oficial María Cristina Sadino que había planteado la absolución de Pallalaf en base a la pericia psicológica que concluyó que “no puede motivarse en la norma”. Los jueces fueron coincidentes en señalar que “la defensora no había controvertido este punto en su momento en la etapa preparatoria, cuando pudo presentar pruebas en función de eso, para probar la inimputabilidad. Igual que en la primera instancia los jueces de Cámara entendieron que Pallalaf tiene comprensión de la criminalidad, es consciente de sus actos y que actuó siempre con discernimiento, intención y libertad”-. De esta manera rechazaron el primer punto del planteo referido a la imputabilidad.

En lo que respecta al segundo planteo efectuado por Sadino, los jueces manifestaron que sus pares de primera instancia fueron muy consistentes en sus fundamentos y que resolvieron en función de la teoría del caso presentado por el Ministerio Público Fiscal, que fue muy sólido”-. La defensa sostenía que Pallalaf violó a la menor, pero que no la mató. Sadino entendía que no quedó probada la autoría de Pallalaf en la muerte de la nena y por esa razón pedía que no se hiciera lugar a la figura del criminis causa (matar para ocultar otro delito). En función de esto los jueces de Cámara dijeron que hubo prueba suficiente ofrecida por el MPF, que hizo que la teoría del caso Fiscal prosperara y que en función de esto rechazaban ese argumento, manteniendo por unanimidad la calificación del homicidio criminis causa y la presión perpetua”-. La fiscal Banfi destacó que “quedó probada la materialidad del hecho y por lo tanto el doble conforme de esta sentencia le da una solidez a la Fiscalía como para poder enfrentar cualquier recurso que se pretenda plantear en instancias superiores” concluyó.

Compartir