Compartir

Lo aseguró Rubén Cifuentes, jefe de la Fuerza provincial chubutense. El funcionario admitió que está “muy preocupado”.

Fueron apenas 24 segundos. Dos supuestos policías de Chubut bailaban cumbia y disparaban al aire en un video que se viralizó rápidamente y que desató una fuerte polémica. Ayer, el escándalo que rodea a la Policía provincial sumó un nuevo capítulo: el jefe de la Fuerza aseguró que cada vez hay más oficiales adictos a las drogas.

En declaraciones a Radio Chubut de Trelew, el comisario general Rubén Cifuentes aseguró que creció el número de policías que “consumen estupefacientes” y dijo estar “muy preocupado” por la situación que atraviesa la Fuerza. Sus afirmaciones no cayeron nada bien entre sus subordinados ni en el poder político. Sin embargo, ninguna voz oficial salió a contestarle.

Cifuentes dijo que ya notificó sobre la situación al secretario de Seguridad de la provincia, el militar retirado Oscar Martínez Conti, y contó que pidió consejos a varios asesores.

Sobre el polémico video, remarcó que “podría no tratarse de verdaderos policías”, aunque admitió el inicio de una investigación interna. Sin embargo, hay varios indicios que indicarían que los que bailan al ritmo de “Nene Malo” son oficiales. Por un lado, la campera de uno de ellos lleva en su espalda la inscripción “Policía de Chubut”. El otro tiene chaleco antibalas y lleva un handy de telecomunicaciones enganchado en el pecho. Además, en las imágenes se ve el reflejo de una luz azulada, similar a la de las balizas de los patrulleros.

Las declaraciones de Cifuentes llegan en un mal momento para la Policía provincial: cuatro suboficiales y un comisario se encaminan a ser condenados por la muerte de un joven, que habría sido duramente golpeado por personal de la comisaría 4° de Trelew.

Además, está por comenzar otro juicio por un presunto caso de abuso ocurrido en una seccional de la misma ciudad, donde policías habrían violado a un detenido con un bastón (tonfa).

Otro escándalo que todavía está latente es el que protagonizaron dos agentes de Comodoro Rivadavia en una fiesta de 15. Según los familiares de la chica que cumplía años, los policías –que habían sido contratados como custodia– se emborracharon y comenzaron a disparar balas de goma contra los invitados.

No es la primera vez que el consumo de drogas aparece en la agenda provincial. El año pasado, el gobernador Martín Buzzi ordenó que todos los funcionarios políticos y policías se realizaran una rinoscopía y análisis de orina para saber si consumían algún tipo de drogas. Los resultados de los exámenes nunca se conocieron.

Fuente: Clarín

Compartir