Compartir

Una beba de un año y medio que se encontraba en guarda con una «familia del corazón» en Km. 8 desde hace diez días, fue raptada a punta de pistola por un sujeto que amenazó a la dueña de casa con matar a uno de sus hijos si no le entregaba a la nena. La niña fue recuperada. La causa está caratulada como sustracción de menor de edad, amenazas con arma de fuego y violación de domicilio.

El martes a las 19, un individuo exaltado golpeó la puerta de la casa. «Soy el tío de … abrime la puerta», dijo el joven golpeando insistentemente la puerta. La mujer, que estaba sola con la beba y sus tres hijos biológicos, intentó dialogar con él pero éste ingresó de manera violenta a la vivienda y la amenazó con un arma.

El agresor le arrebató a la beba y se fue, y luego subió a un auto en el que se encontraban unos jóvenes y huyeron.

La Comisaría de Kilómetro 8 anotició al Ministerio Público Fiscal mientras el jefe de la Brigada de Investigaciones, Fabián Millatruz, comenzó a trabajar en el caso, pudiendo identificar a un sospechoso que está siendo buscado.

La madre biológica de la niña es una adolescente de 16 años que fue sometida a una rehabilitación por adicciones. Por eso, el Juzgado de Familia dispuso la guarda de la niña en una familia solidaria, que desconocía la identidad de la madre de la beba y sus modos de vida pese a haber pidieron información a la Justicia de Familia ante cualquier eventualidad.

En un contacto sorpresivo, el sábado la adolescente se comunicó por teléfono con ellos y dijo que quería ver a la niña, ya que aparentemente desde el Juzgado se lo habían impedido. Le dijeron que no tenían problemas en que se encontrara con su hija, pero que debía ser coordinado por el Juzgado de Familia ya que el primer día de acercamiento sería recién ayer, explicándole que la menor se encontraba bajo guarda judicial.

La adolescente fue al Juzgado de Familia el martes a la mañana junto con su abuela, donde no encontró la respuesta que esperaba, yéndose molesta.

Compartir