Compartir

Ayer finalmente los sindicatos petroleros y las cámaras empresarias lograron un acuerdo salarial, además de coordinar el compromiso de sostener la actividad y las fuentes laborales en los yacimientos. Hoy, el sindicalista Jorge Avila estará en Comodoro para transmitirle a los delegados y comisión directiva los alcances del acuerdo.

Avila confirmó los principales puntos del acuerdo. La suma-puente tendrá vigencia por cinco meses más y será de 6.000 pesos. «Esto beneficia a todos los trabajadores; los que más cobran no pagarán Impuesto a las Ganancias», indicó el sindicalista después de la firma.

Además, los sueldos básicos tendrán un incremento del 28% en dos partes. El primero será con el salario de diciembre del 22%, mientras que el 6% restante se aplicará en enero. Otro aspecto saliente es que el ítem «Viandas» tendrá un incremento del 15% y será retroactivo al 1 de julio, explicó «Loma» Avila.

Según el acuerdo firmado ayer en el piso 12 del Ministerio de Trabajo de la Nación, hasta finales de marzo habrá garantías de sostenimiento de la totalidad de los puestos de trabajo. Las amenazas de despido eran la clave del atraso del acuerdo en la última semana en Buenos Aires, donde participan todos los sindicatos del sector.

Para Avila, los sindicatos no podían firmar las actas si había complicaciones con los empleos en los yacimientos de Neuquén y Santa Cruz con los preavisos de despido. Y con la posibilidad de que «el fantasma de los despidos» llegue a la zona sur de la provincia del Chubut con fuerza, según advirtió el referente chubutense en otras oportunidades.

La suma-puente es un dinero que reciben los trabajadores petroleros desde diciembre. En aquel momento era una compensación para posponer las paritarias hasta que el panorama con el precio internacional del barril de petróleo se estabilice. Luego se prorrogó y ahora ocurre de nuevo. Casi un año de suma-puente, en tanto que el aumento concreto será desde diciembre.

De acuerdo a la información suministrada a este medio, los sindicalistas chubutenses están satisfechos con el trabajo realizado puesto que «este es uno de los mejores acuerdos que se pueden firmar estando en crisis y nos da tranquilidad hasta fin de año», en un contexto complicado para la industria.

Sin embargo, hay que recordar que los petroleros exigían entre un 30 y 33 por ciento de incremento al básico. Finalmente se quedaron con un 28%, que es el porcentaje de aumento firmado por una gran mayoría de sindicatos en todo el país –aunque hay que destacar que el aumento concreto sería válido desde diciembre-.

Fuente: Patagónico

Compartir