Compartir

Aunque está prohibido, en Chubut el número de condenados que cumplen su pena en una comisaría llegó a su cifra histórica más alta: 199 personas. Representan el 45,5% del total de los condenados, que son 437. El dato lo reveló el último Informe sobre Personas Privadas de Libertad en la provincia, que dos veces por año elabora el Ministerio de la Defensa Pública.Cerró en mayo con 519 presos.

Esta área oficial se esperanza con la inauguración del Centro Penitenciario sobre 3, entre Trelew y Puerto Madryn, que permitirá habilitar paulatinamente 72 plazas que cumplen con las condiciones carcelarias constitucionales y legales para el alojamiento de condenados.

“La inauguración de una cárcel nunca puede ser motivo de regocijo, como la de una escuela o de un centro cultural –advierte el Informe, el séptimo consecutivo-. Pero mientras la sociedad no pueda encontrar otra respuesta a las conductas de extrema lesividad, la última de las razones, el encierro seguirá vigente. Y si es necesario encerrar a una persona, este encierro debe preservar su dignidad”.

Según la cartera que dirige el defensor general alterno, Alfredo Pérez Galimberti, “formular una política carcelaria explícita y su plan de contingencia venían siendo reclamados insistentemente por la Defensa Pública”.

Discutir el tema y en simultáneo ejecutar obras “permiten un intercambio de razones con conocimiento público que importa una mejora significativa de calidad institucional, aún con los déficit que fácilmente se comprueban respecto de una situación ideal en la materia que llevará tiempo consolidar”.

Entre las novedades que adelantó el secretario de Seguridad y Justicia, Oscar Martínez Conti, figuran “la necesidad de crear un Servicio Penitenciario Provincial en cuanto sea posible y el entrenamiento diferenciado del personal policial destinado exclusivamente a estas tareas, hasta que exista el soporte legal del nuevo Servicio”.

También la decisión de edificar 80 nuevas plazas en Comodoro Rivadavia –además de las de ruta 3- para alojar a los condenados provinciales. Esta promesa se prevé completar antes de 2018.

Conti también le adelantó a la Defensa lograr que las comisarías sólo se usen para arrestos y alojamiento de contraventores. “Esta decisión impactaría ya enel diseño constructivo de las nuevas comisarías”, avisa el Informe. La especial atención a las posibilidades de educación y trabajo de los internos es la última decisión.

Un dato alentador es que en Chubut, el porcentaje de presos con condena es el más alto registrado hasta la fecha: es el 84,2 por ciento. Del resto, el 15,6% de los detenidos está procesado con prisión preventiva –el porcentaje más bajo verificado desde que se hace el relevamiento- y el 0,2% está bajo tratamiento tutelar.

“Se corresponde con un importante avance hacia el principio de inocencia: la pena no debe anticiparse con la prisión preventiva; siempre debe ser consecuencia de una condena”.

Cinco de cada diez detenidos están vinculados al delito de homicidio, casi dos de cada diez al delito de abuso sexual y casi tres de cada diez al delito de robo. Sumados alcanzan el 95% de los detenidos.

La población carcelaria no aumentó al mismo ritmo que el crecimiento demográfico. La curva de crecimiento iniciada en octubre de 2011 comenzó a desacelerarse en mayo de 2014 para pasar a una etapa de amesetamiento: en mayo de 2014 había 519 detenidos, en octubre de ese año 518 y en mayo de este año 519 personas privadas de libertad.

Además, en mayo de 2015 el índice de prisionalización era de 92 presos cada 100.000 habitantes, un punto menor a mayo y octubre del año anterior.El índice de prisionalización de Chubut es 62 puntos menor que el índice nacional.

“Este amesetamiento verificado en los últimos 12 meses, contados desde mayo del 2014, responde a factores que no han sido identificados. Pero es una buena noticia”, alienta la Defensa Pública. Para saber las causas de este fenómeno de desaceleración deberían cruzarse los datos de encarcelamiento y población con el ingreso per cápita, las cifras de delitos de gravedad, el impacto de programas de inclusión social, los datos de empleo y otras variantes.

“Estas cifras impactan en las previsiones hechas en mayo de 2014, cuando se podía pronosticar que la curva ascendente de población carcelaria llevaría a 911 personas presas para 2020. Esta proyección se revisará en el próximo semestre”.

El 73,5% de los condenados registran penas que no superan los 10 años. Sin embargo, el promedio general de las penas –más allá del tipo de delito al que se lo vincula- es de 10 años. El 6,4% de los condenados tiene pena de prisión perpetua.Al 65,6% le falta cumplir 5 años o menos de cárcel para cumplir sus penas.

La cantidad y porcentaje de detenidos que cursa estudios primarios, secundarios o terciarios crece paulatinamente, pero aún no es ni la cuarta parte del total.Tres de cada 10 detenidos estudió durante su detención y son los presos en las comisarías de las pequeñas localidades y Sarmiento, quienes tuvieron menos posibilidades.Recibieron alguna capacitación dos de cada 10 detenidos.

El perfil del preso en Chubut es un varón de entre 21 y 30 años con poca formación académica y baja calificación laboral.Ocho de cada diez tiene un defensor público. Y sigue creciendo la cantidad de presos en comisarías y alcaidías policiales. Por el contrario, disminuye la cifra en unidades penitenciarias y con prisión domiciliaria.

Compartir