Compartir

Casi como un dejà vu de lo ocurrido en marzo pasado, cuando le rompió tibia y peroné al delantero uruguayo Carlos Bueno, el arquero quiso evitar un gol con tanta vehemencia que otra vez terminó viendo el partido desde el vestuario.

Y mientras el Tribunal de Disciplina comienza a decidir su sanción, en las redes sociales se ríen de la situación y el arquero volvió a ser el blanco de las cargadas.

Compartir