Compartir

Un marroquí murió asfixiado al intentar ingresar a España escondido en una valija dentro del auto de su hermano, que viajaba en un ferry desde Melilla hacia Almería.

El hermano del fallecido reside en Francia y cuenta con pasaporte de ese país, con lo que se sospecha que habría accedido a ocultar al joven dentro del baúl de su vehículo para ayudarlo a entrar a Europa de forma irregular.

El dramático suceso ocurrió ayer en un ferry que llegó a Almería procedente de Melilla, trayecto que dura unas cinco horas, según adelantó la emisora Cadena Ser.

Al arribar al puerto en la península, el propietario del vehículo bajó a la bodega para desembarcar y fue entonces que alertó que su hermano se encontraba en el interior del baúl con signos de asfixias.

Los médicos de emergencia intentaron reanimar al joven, pero no hubo nada que hacer. El hermano de la víctima fue detenido acusado de homicidio y se encuentra a disposición judicial, indicó la Guardia Civil.

A principios de mayo, un niño de ocho años fue hallado oculto en la valija de una joven que cruzó a pie la frontera entre Marruecos y Ceuta. La imagen del scanner que detectó al niño en la valija dio vuelta al mundo.

Afortunadamente el niño no sufrió lesiones. La joven presuntamente se había puesto de acuerdo con el padre del niño, que vivía legalmente en España y que fue detenido.

En tanto, la muerte del joven inmigrante oculto en la valija se suma a la de otros cuatro inmigrantes subsaharianos que fallecieron ahogados cuando intentaban llegar a nado desde las costas marroquíes a la ciudad de Ceuta, enclave español del norte de África.

Los cadáveres fueron hallados por una patrulla de la Marina Real marroquí en las cercanías de Belyunech, en la frontera norte de Ceuta, informó el Ministerio de Interior marroquí en un comunicado.

Compartir