Compartir

Un delincuente ingresó ayer a las 8:20 a una vivienda de Jornada y Carlos Gardel del barrio Roca por el patio. Rompió un vidrio y armado con una pala amenazó a Enrique y a Laura que dormían. Los encerró en la bañadera y les desvalijó la casa. Les llevó el televisor, computadoras y un equipo de música que cargó en el automóvil del matrimonio.

«Vivimos una pesadilla. Yo le pedía ‘por favor andate, dejanos’. Y el decía ‘dénme la plata o los mato a los dos'», le contó Enrique, de 65 años, víctima de un violento atraco sucedido ayer entre las 8:20 y 9:10 en su vivienda de Jornada y Carlos Gardel del barrio Roca.

El asaltante ingresó por la parte trasera de la vivienda, con una pala en la mano y con la cual no precisamente pensaba plantar un arbolito. Con ella rompió el vidrio de la puerta e ingresó. En la casa dormían Enrique, de profesión abogado, y su esposa Laura. Los hijos ya se habían ido a trabajar.

El delincuente los amenazó con la pala y los encerró en la bañadera. Les exigía dinero y muy exacerbado los amenazó con apuñalarlos si no le daban la plata.

Enrique tiene problemas de audición, por lo que fue sacado a los gritos de la cama y no pudo colocarse su audífono. El delincuente le hablaba y él no le entendía. Fueron momentos de mucha tensión hasta que el ladrón le ató las manos con un cinto y lo propio hizo con Laura, aunque con ella utilizó una camisa vieja. Astuta, la mujer fingió que las ataduras estaban firmes y en cuanto pudo se desató.

ANGUSTIA

Fueron 40 minutos de angustia para la pareja mayor. Laura estaba revisando su teléfono celular cuando escuchó un ruido. Le dijo a su hijo que se apurara porque iba llegar tarde al trabajo, y de repente sintió otro golpe que venía de la parte trasera. «Y lo veo al tipo con una pala», contaría luego.

«Nos amenazaba. ‘Plata, dame plata’ decía. Tenía un cuellito, ‘dame plata o les doy una puñalada’, o algo así dijo. Le dimos todo lo que teníamos», contaron las víctimas.

El dinero en efectivo del que disponían eran solo 300 pesos, por lo que «cuando vio tan poca plata, (el delincuente) se volvió loco. Me empezó a insultar. ‘¿Qué mierda me miras?’ me decía. Desaforado, me ató y yo lo seguía mirando. Nos metió en la bañadera, cerró la mampara de la bañadera y ahí se armó la podrida porque quiso cerrar con llave y no podía», contó.

Los jubilados escuchaban los ruidos desde el baño. El delincuente cargaba todo en el Renault Sandero –patente LMI 250- del matrimonio que estaba estacionado en el patio. Intentó llevarse una mesa con rueditas con la computadora, pero aparentemente le costó hacerla ingresar al al vehículo, por lo que la dejó.

Tuvo suficiente tiempo para hurgar cada rincón de la vivienda en busca de dinero. Si llegaba a encontrar un billete, les advertía a los jubilados que les daría «un puntazo». Ellos insistían en que no tenían más que 300 pesos porque no habían ido al cajero.

«Un momento muy difícil. Mucha indignación; acá no se puede vivir más; el Estado sigue ausente; te puede pasar a vos, a cualquiera. Toda una vida de laburante», repetía ayer Enrique como en una letanía.

«El que entra, que no salga. No podes vivir con el corazón en la boca. No podemos vivir en paz» sostuvo Laura, que ayer recibía la contención de su familia tras el dramático episodio que le tocó vivir.

«Me quería llevar a mí, estaba exaltado, gritaba desaforado, quería plata, estaba nervioso, dio vuelta todo, se llevó la tablet, el televisor, la notebook, los celulares, equipo de música, cámara de foto» comentó la damnificada. «Siento mucho odio», agregó.

Por razones de jurisdicción, el caso lo tiene la Policía de la Seccional Tercera, aunque la investigación corre por cuenta de la Brigada de Investigaciones. Mientras tanto, la Policía Científica encontró gotas de sangre en la vereda.

Hay que sumar a este violento atraco a jubilados el ocurrido el sábado a la madrugada en le vivienda de una mujer de de 84 años en el barrio Mosconi, donde la Policía se tiroteó con delincuentes. Dos de ellos fueron reducidos y un tercero alcanzó a escapar.

fuente: El Patagonico

Compartir