Compartir

Una mujer descubrió el domingo a dos adolescentes cuando intentaban robar en la casa de su hermano, en la calle San Martín al 3.300. Uno de ellos le apuntó con el arma en la cabeza, pero desistió de dispararle. El lunes los mismos integrantes de la conflictiva familia le robaron a otro vecino y ayer la policía durante dos allanamientos recuperó un televisor.

«Todos los vecinos tienen miedo de hablar porque a todos nos robaron. Acá no hay ninguno que no le hayan robado”, describió una de las ciudadanas que se animó a contar a El Patagónico su indignante experiencia tras haber sido víctima de los integrantes de una familia que tienen a maltraer a la barriada.
Todos los integrantes de esa familia que fue echada de las 1311 Viviendas por usurpar casas y tener conflictos con los vecinos, posee innumerables antecedentes delictivos. Incluso en la red social Facebook dos de los adolescentes -de 14 años- subieron fotos manipulando armas de fuego.
Una mujer que el domingo regresaba a su domicilio luego de votar, sorprendió a dos jóvenes “que estaban haciendo palanca con un fierro en la casa de mi hermano. Ellos cuando me vieron se hicieron los tontos, tiraron el fierro al piso y se cruzaron a la vereda». La vecina levantó el hierro y entonces fue interceptada en el portón de su casa.
Los adolescentes le pidieron el metal y como la mujer les preguntó qué hacían, uno de ellos «se levanta el pulover y me apunta. El susto fue grande, pero creo que el instinto fue mayor.
Yo levanté el fierro y les dije: ´si disparás te parto la cabeza y entonces él se quedó sorprendido´”, narró.
El chico volvió a colocarle el arma en la cabeza a la mujer, luego desistió y se fue a su casa. El hierro utilizado para forzar puertas fue entregado a la policía de la Seccional Séptima, donde la mujer radicó la respectiva denuncia.
El lunes por la tarde, en tanto, los integrantes de la conflictiva familia ingresaron a un domicilio vecino y se alzaron con dos televisores LCD, informó la policía. En razón de ello, se efectuaron ayer dos allanamientos donde se recuperó un televisor de 42 pulgadas.
Uno de esos allanamientos se cumplió en calle Las Margaritas al 900 y otro en Las Rosas sin número.
«Los vemos pasar con las cosas que salen a robar y vienen corriendo con televisores, pero nadie hace nada. Uno llama a la policía, el otro día cuando estaban acarreando cemento y te dicen: ´señora son menores´», lamentó otra habitante del lugar.
MENORES CON ARMAS
La policía accedió a fotografías en la que dos de los integrantes de la familia posan en la red social Facebook con armas de fuego y una de ellas habría sido la utilizada para amenazar a la mujer el domingo. Sin embargo, esa causa todavía no avanzó y los jóvenes caminan las calles armados.
«Mi bronca es que nos cansamos de llamar a la policía y nadie hace nada. No puede ser que veamos que están acarreando bolsas de material y la policía no aparece. Es indignante porque no puede ser que le roben a todo el mundo y se crean los dueños del barrio. La gente no hace la denuncias por miedo”, cuestionó otra vecina.
Se quejó que “cada dos por tres vienen y les tirotean su casa (a los delincuentes). Sacan hasta la puerta y cementaron todo. Tiene una fortaleza ahí adentro. Afuera está lleno de autos robados. No podés vivir todo el tiempo enrejado. Sabemos quiénes son, constantemente están delinquiendo los mismos y nadie hace nada».
La mujer finalmente comparó que días atrás robaron en un local partidario y apostaron largas horas a un patrullero hasta que salió la orden de allanamiento en la casa del sospechoso. “A nosotros nos apuntan con un arma de fuego, pedimos que dejen un móvil de la policía en el lugar donde vimos que se metió el delincuente con el arma en mano, y los móviles cuando nos vamos a hacer la denuncia automáticamente se retiran del domicilio».
«¿Por qué a un político le dejan el móvil hasta el allanamiento y a nosotros no? Esas son las cosas que nos indignan porque cuando tocan el poder político se maneja en el momento y cuando sos un vecino común y corriente te retiran los móviles, nadie te cuida o protege”, reflexionó.
Fuente: El Patagónico
Compartir