Compartir

Alrededor de 70 vecinos de la localidad de El Hoyo así lo propuso ante el incremento de hechos delictivos por parte de un grupo de malvivientes «llegados de afuera, de Comodoro Rivadavia», dijeron.
El lunes alrededor de 70 vecinos de distintos sectores residentes de la localidad se reunieron en instalaciones del hall del municipio para abordar el tema de la inseguridad y la preocupación por los hechos delictivos que vienen ocurriendo.

El encuentro fue encabezado por el intendente Mirco Szudruk, por el jefe de la Comisaría local, Cristian Beúnza; la presidente del Concejo, Miriam González y el coordinador de Defensa Civil, Iván Yuziuk, que ofició de moderador.

Todos los vecinos presentes expresaron su preocupación por los hechos delictivos provocados por unos 10 malvivientes «llegados de afuera, de Comodoro Rivadavia», dijeron. Incluso vecinos que viven en El Hoyo desde hace un lustro y que antes vivían en la ciudad petrolera, ya conocían de referencias a los malvivientes que estarían, hoy por hoy, asolando a la Comarca.

Los vecinos indicaron que son oriundos de El Hoyo «los rateros», como dijo una vecina de Rincón de Lobos, pero aseguraron que quienes cometen los hechos graves (saqueos, robos o golpizas a ancianos en intento de robo) no son locales. Los malvivientes serían Golondrinas, y así como cometen hechos en El Hoyo, también los cometerían en otras localidades de la Comarca.

Allí surgió la iniciativa, según publica Diario Chubut, de sugerir a los propietarios de viviendas para alquilar y dueños de hosterías, que pidan un certificado de antecedentes policiales, a cada inquilino, por una cuestión de seguridad.

La indignación de los vecinos sobresalió en la reunión donde algunos pobladores propusieron «a ésos chorros los vamos a expulsar de El Hoyo. Los llevaremos a patadas hasta el límite del Paralelo 42º y acá no vienen nunca más», dijeron, aunque un vecino intentó poner paños fríos al agregar que esto no sería posible «ya que en el Control de Villegas hasta un muerto han llegado a cruzar», al hablar del libre albedrío existente en los puntos donde debería haber controles.

fuente: El Patagonico

Compartir