Compartir

Marianela Vázquez egresó de la Escuela 718 donde fue abanderada, con un promedio general de 9.81. Hoy la joven, junto a otros cuatro egresados de altos promedios, será reconocida en una ceremonia donde se pondrá en valor su esfuerzo, constancia y ánimo de superación.

Marianela Vázquez tiene 18 años y estudia para contadora pública en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco. Ayer por la tarde, sus padres la pasaron a buscar por el edificio de la casa de estudios para emprender viaje a Rawson donde hoy será reconocida en la Legislatura Provincial. Es que ella es una de los cinco estudiantes de Chubut que obtuvieron los mejores promedios de 2014.

Alrededor de las 19, Marianela emprendió viaje a la capital provincial. Lo hizo junto a su padre, Juan Vázquez, y su madre, Violeta Bahamonde. Ellos esperaban llegar alrededor de la medianoche. Iban con todas las ansias tras haber sido informados durante la semana pasada de este reconocimiento que en principio iba a ser entregado en julio, pero que fue pospuesto por las condiciones climáticas adversas.

«Me sorprendió. Cuando me llamaron fue una sorpresa porque ya había empezado la universidad, y que me sigan premiando después que terminé la secundaria fue lindo porque el año pasado también Pan American Energy nos regaló un viaje a 40 abanderados de escuelas de Chubut y Santa Cruz», explicó Marianela.

«Me parece algo re lindo, me siento re contenta, porque es lindo saber que te premien por esto, sabiendo que vos te esforzas y que muchos chicos se conforman con un 6 o zafar», agregó, mientras tomaban la ruta Nacional N° 3 camino a Rawson, donde hoy a las 9:30 se realizará el acto en la Legislatura Provincial.

UNA PASION DIFERENTE

Marianela es nacida y criada en Rada Tilly y cursó todos sus estudios en la educación pública, iniciando su camino en el Jardín 407, continuando en la Escuela 12 y culminando esta primera etapa en la 718, donde le tocó, por mérito y honor, portar la bandera.
En sus cinco años de cursada obtuvo un promedio general de 9,81, y el último de 10, lo que la llevó a ser uno de los cinco mejores promedios de la provincia. Ahora la joven estudia para Contador en la Facultad de Ciencias Económicas, donde en su primer final obtuvo un 10 en Economía y además promocionó Matemática. Esto gracias en parte, según dijo, al profesor Carlos Omar Espinoza, quien le dio la base fundamental para iniciar esta carrera universitaria, inspirada en el trabajo que siempre vio realizar a su madre.

Sin embargo ella no se detiene y pese a que unas horas después debía viajar para recibir un premio, ayer asistió a la universidad, adonde sus padres, orgullosos, la pasaron a buscar.
«Siempre fue aplicada, siempre le gustó el estudio. Es un orgullo, sentís una emoción grande. Ella siempre fue humilde, es una chica que da todo. Incluso ahora en la universidad», contó su madre Violeta, sobre las sensaciones que la invaden sobre su única hija, quien además es profesora de Danzas Españolas.

Fuente: El Patagonico

Compartir