Compartir

Las supuestas irregularidades en los comicios de Tucumán llevaron a los candidatos a presidente de Unidos por una Nueva Alternativa (UNA), Sergio Massa, y de Cambiemos, Mauricio Macri, a pedir que se abran las urnas para fiscalizar que no haya anomalías en el recuento provisional de votos, que da una ventaja de 14 puntos a favor del candidato del Frente para la Victoria, Juan Manzur. El candidato de Massa (y también de Mauricio Macri), José Cano, está segundo.

«Vamos a comparar las actas y los telegramas. Hasta la 1 de la mañana no teníamos un solo telegrama cargado. Algo estaban tapando. Vamos hacia la apertura de urnas. En las urnas está el derecho de la gente», declaró el líder del Frente Renovador en diálogo con Luis Novaresio en radio La Red.

La oposición denunció varias irregularidades en las elecciones de Tucumán, que incluyen quema de urnas, distribución de bolsones con alimentos, ataques a autoridades de mesa y gendarmes, entre otros incidentes. Esta mañana el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, buscó bajarle un tono a la polémica y declaró que son cuestiones «naturales» de toda elección. Sin embargo, las autoridades de la provincia ya adelantaron que habrá que repetir el escrutinio al menos en el 10% de las mesas, que tuvieron severas dificultades.

De acuerdo a la visión de Massa, en las elecciones de Tucumán hay irregularidades similares a las que padeció su candidato a gobernador en la provincia de Buenos Aires, Felipe Solá, quien denunció ante la Justicia que le robaron más de cien mil votos. «Esto ya lo vimos en varias provincias. Le pasó a Felipe, pasó en Misiones. Hay pruebas categóricas respecto a lo que se carga en las planillas y lo que hay en las urnas», denunció.

Compartir