Compartir

Víctor Gabriel Lagoitía fue detenido ayer a la mañana por personal de la Seccional Primera, tras ser denunciado de llevarse camisetas de fútbol de un local de venta de indumentaria deportiva. Un estilista logró darle alcance y sacársela. Tras devolver las camisetas continuó su fuga, pero fue detenido en la terminal de ómnibus. Llevaba una bolsita con varios celulares que la policía averigua si son robados.

La policía de la Seccional Primera detuvo ayer a un hombre de 21 años que había sido denunciado de robar camisetas de fútbol de un local de venta de vestimenta deportiva de la Galería Paseo del Sur. El detenido fue identificado por fuentes oficiales como Víctor Gabriel Lagoitía, un joven con antecedentes policiales.
Según lo que investiga la policía, Lagoitía primero habría intentado cambiar al menos tres equipos de teléfonos celulares por uno nuevo en un local de telefonía de la calle Pellegrini.

Eso le llamó la atención a una policía que estaba apostada en esa zona comercial. Lo vio que se alejó por Pellegrini y San Martín y lo perdió de vista. Pero Lagoitía aparentemente ingresó por el frente de la galería y comenzó a ofrecer los teléfonos celulares.

Una de las comerciantes le dijo a El Patagónico que le dio miedo la presencia del individuo en el interior de su local de ropa. Miraba para todos lados. Le ofreció los teléfonos celulares y la mujer le dijo que no.
Entonces el hombre se fue hasta la peluquería de la galería donde se sentó y preguntó cuánto estaba el corte de cabello. Pero al ver que no podía ofrecer los teléfonos en ese lugar se levantó y se fue.

Al estilista le llamó la atención y lo comenzó a seguir de cerca. En ese momento Lagoitía volvió a querer entrar al local de la mujer y luego se fue hasta un local de venta de indumentaria deportiva, allí según comentó el propietario a este diario, arrebató algunas camisetas de fútbol, entre ellas una del Club Colón de Santa Fe.

PERSEGUIDO Y DETENIDO

Al ver que el joven escapó corriendo con las camisetas, el estilista lo salió a perseguir por la salida de la calle Pellegrini y tras darle alcance, lograr quitarle las camisetas.
Lagoitía, sin embargo, siguió escapando calle abajo por Pellegrini. La policía a la que le había llamado la atención en un primer momento, lo vio que era perseguido por el estilista y también se acopló a la persecución.
La agente alertó por equipo radial de comunicación y sus compañeros la ayudaron en la detención. La persecución pasó frente al Concejo Deliberante.

Finalmente el sospechoso se introdujo en la terminal de ómnibus sin antes descartar la bolsa con celulares en el techo de la puerta de ingreso. Fue reducido por los policías en jardín de la terminal. Quedó detenido por tentativa de hurto.

Así Lagoitía volvió a quedar tras las rejas, como aquella vez en agosto de 2012 en que ingresó a una vivienda de La Loma tras romper un vidrio y fue reducido por la propietaria de la casa. Logró zafarse, tras una pelea cuerpo a cuerpo con la mujer, pero fue detenido por personal de la comisaría Segunda.

fuente: el patagónico

Compartir