Compartir

El director del Hospital Regional, Gustavo Guerrero, se refirió al estado de salud de José Guinao, Roberto Araneda y Roberto Flores, quienes resultaron heridos.

Durante la tarde de ayer cuando ya se había confirmado el fallecimiento de Cristian Gutiérrez -el operario que soldaba en el momento en que se produjo la explosión en el yacimiento El Tordillo-, el director del Hospital Regional, Gustavo Guerrero, dialogó con Radiocracia y se refirió al estado de salud de José Guinao, Roberto Araneda y Roberto Flores, quienes resultaron heridos.

En este marco, explicó: «Guinao es el más grave, tiene un 60% del cuerpo quemado, con compromiso de las vías respiratorias. Está en cuidado de terapia intensiva. Araneda y Villarroel fueron trasladados a la Clínica del Valle, con signos de quemadura de bajo porcentaje».

«Tenemos que tener en cuenta que no somos un hospital de gente quemada. En principio, estas personas son derivadas, tenemos que reevaluar la severidad del caso y veremos si se lo traslada lo antes posible. La evaluación es permanente, tenemos que ver la evolución de las quemaduras», precisó sobre Guinao, quien podría ser trasladado a Buenos Aires.

Mercedes Coma, responsable de Relaciones Institucionales del Grupo Amanus al que pertenece Clínica del Valle, brindó detalles de las lesiones de Villarroel y Araneda.

«Roberto Villarroel fue atendido por Guardia, presentaba quemaduras en la mano y en la cara, pero ya fue dado de alta. Ahora es un paciente ambulatorio que deberá concurrir a la Clínica para hacerse curaciones», señaló.

Mientras, «Roberto Araneda, de 45 años, quedó internado en terapia intensiva por presentar quemaduras en la cara y tener las vías respiratorias comprometidas. Este paciente está con asistencia respiratoria mecánica, pero como el sistema respiratorio es poco previsible se mantiene con pronóstico reservado», detalló.

Compartir