Compartir

Una de las noticias más temidas fue un hecho en Comodoro por al menos dos horas: el cierre de la terapia intensiva pediátrica del Hospital Regional, la única existente en la ciudad más poblada de Patagonia argentina. Mauro Nieto, titular del servicio, había anunciado la renuncia de los profesionales tras un reclamo por deficiencias en las liquidaciones de haberes. El director del hospital, Gustavo Guerrero, informó más tarde que los errores fueron subsanados y que el servicio continúa vigente.

Sobre las once de la mañana de ayer, el panorama no era alentador en una ciudad donde nacen un promedio de 360 niños por mes. Comodoro hace ya varios meses que carece de guardias pediátricas a excepción de la que brinda el Hospital Regional y, por dos horas, se sumó la posibilidad cierta de perder también la terapia intensiva pediátrica, con la renuncia de dos profesionales y la imposibilidad de sostener el servicio.
El hecho se supo en la voz de Mauro Nieto, jefe del servicio, quien dio a conocer la partida de dos de los cuatro pediatras que sostenían la terapia.

El médico explicó que se trata de un servicio de guardia activa, donde dos especialistas ingresados en el último año y medio «están cobrando muy mal, tienen problemas con los sueldos y se han cansado de reclamar todos los meses por equivocaciones. Se cansaron y cuando recibieron los últimos haberes vieron que no tenía sentido tanto esfuerzo y decidieron dar un paso al costado».

El panorama de solo dos médicos a cargo de un servicio de guardia activa hacía inviable sostenerlo, con lo que el anuncio concreto fue el cierre de la terapia y el traslado de los niños en estado crítico.

Sobre el detonante de las renuncias -que se retrotrajeron sobre el mediodía- Nieto dijo que las autoridades y el área de personal siempre estuvieron al tanto de todas las notas presentadas por los médicos en reclamo por la mala liquidación de haberes. «No han logrado cobrar un solo mes el sueldo completo y ya se han cansado» explicó, recordando además que al ser tan pocos los profesionales en la terapia, cada uno hacía hasta diez guardias. «Es lamentable, pero al no ser valorada, la gente da un paso al costado» subrayó el médico que consideró que la deficiente liquidación de haberes tiene origen en una carga deficiente de las horas en Comodoro Rivadavia, conjugadas a errores del área de personal en la administración central, en Rawson.

«FUE UN ERROR HUMANO Y YA SE SUBSANO»

Dos horas después de hacerse pública la situación, Gustavo Guerrero, director del Hospital, informó que los errores en la liquidación de haberes habían sido subsanados y, aunque tardará un par de días en acreditarse la diferencia salarial, se retrotrajo la renuncia de los profesionales, con lo que la prestación del servicio de terapia intensiva pediátrica sigue vigente en la ciudad.

«El Hospital tuvo inconvenientes en la carga de las horas de guardia que perciben y eso generó que el importe salarial haya caído a un número muy bajo. Hoy estuvo el ministro (José Manuel Corchuelo Blasco) acompañándonos en una mesa de trabajo, pudimos resolverlo y se acreditará el pago en cuestión de días porque esto pasa por tesorería a nivel provincial» subrayó Guerrero dando por resuelto el conflicto.

Sobre los errores en la liquidación de haberes, dijo que «quiero dejar en claro que no es mala voluntad de la conducción del Hospital ni del Ministerio. Son errores humanos al pasar mal las horas de guardia, eso generó que el recibo haya caído y de ahí la protesta, lógica y esperada de los médicos, por eso también la respuesta fue inmediata. Quiero dar tranquilidad a la comunidad y a los profesionales, y pido personalmente disculpas a los profesionales y al servicio como responsable; soy yo quien debe estar adelante y al cuidado de todo el Hospital» dijo Guerrero para revertir la dura noticia.

fuente: el patagónico

Compartir