Compartir

Es el instrumento jurídico que establece y encuadra técnicamente las estrategias de crecimiento para la ciudad, preparándola para contener el doble de la población actual y definiendo, entre otras cosas, temas que van desde la traza urbana y vial hasta las características del equipamiento y mobiliario público.

El proyecto original había sido presentado durante la gestión municipal de Martín Buzzi en 2009 y el actual Concejo había desmembrado un capítulo específico en 2012 para poder efectuar la ampliación urbana. Finalmente, y con modificaciones, los concejales lo tratarán hoy en recinto para establecer por primera vez en la ciudad todo el ordenamiento y regulación urbana de cara a un crecimiento sustentable.

El nombre con el que originalmente el proyecto había sido remitido al Concejo hace seis años fue el de «Código de Desarrollo Urbano Sustentable», y no es otra cosa que el instrumento jurídico que establece y encuadra técnicamente las estrategias de crecimiento para la ciudad, preparándola además para contener el doble de la población actual, definiendo además cuestiones que van desde la traza urbana y vial hasta las características del equipamiento y mobiliario público, y regulando cuestiones constructivas como las alturas máximas en cada sector de la ciudad.

Además, el Código definirá las reglas para el uso del suelo con relación al interés general, productivo, urbano y ambiental de la comunidad, desde el punto de vista de la densidad territorial e instalaciones de servicio e infraestructura futuras, como la urbanización y desarrollo asociado a obras viales como el Camino de Circunvalación o el uso de las áreas costeras y la lógica zonificación en función de estos ejes.

Según explicó ayer el concejal Juan Pablo Luque, este Código «le va a dar la posibilidad a la ciudad por primera vez en su historia de tener una guía de cómo debe crecer y proyectarse hacia el futuro, en los próximos 50 años. Es un anhelo que teníamos y que se trabajó desde gestiones anteriores con muchos profesionales y resulta de relevancia para establecer que ciudad queremos».

El concejal también recordó que el tratamiento de este Código había sido desmembrado en 2012, para poder avanzar entonces con la ampliación urbana que permitió avanzar con respuestas a la demanda de tierras y dar también marco legal a los loteos privados, que hasta la existencia de la norma asociaba impedimentos a la hora de gestionar los títulos de propiedad y el acceso a los servicios públicos.

PREOCUPACION PRESUPUESTARIA

Por otra parte, el bloque UCR anticipó que durante la sesión ordinaria de hoy se solicitará información complementaria a la cartera de Obras Públicas. Así lo indicó Pablo Martínez, refiriendo que la preocupación se centra en las cuestiones presupuestarias asociadas a la baja en las regalías y coparticipación ligadas a la baja del precio del crudo, y la oposición considera que no se han tomado las previsiones al respecto.

«Hay muchas variables que repercuten en el presupuesto y vemos que no hay decisión política de invertir en infraestructura social. Seguimos teniendo problemas y falta de respuesta en servicios y se destinan los fondos a obras de maquillaje de la ciudad», consideró.

Compartir