Compartir

La beca Thomas Bridge permitirá contar con beneficios en el viaje y la estadía a los habitantes de las Islas Malvinas que quieran estudiar en la UNPSJB, tal como sucedió en la década del 70 con las primeras becas que se implementaron en el país. «Extendemos este puente, este abrazo con la esperanza de que lo tomen, y sabiendo que nadie puede querer lo que no conocen», valoró Daniel Filmus, quien asistió a la presentación.

Ayer por la tarde, con la presencia de Daniel Filmus, secretario nacional de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas, y Laura Alonso, subsecretaria de la Secretaría de Políticas Públicas Universitarias de la Nación, se realizó la presentación oficial de la beca Thomas Bridge, que permitirá que todos los habitantes de las Islas Malvinas puedan estudiar alguna de las carreras que se dictan en la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco.

Fue en el aula 204 de la sede Comodoro Rivadavia, en un acto encabezado por el rector, Alberto Ayape, y que contó con la presencia de autoridades del Centro de Veteranos de Guerra y la Unión de Ex Combatientes de Malvinas de esta ciudad, quienes recibieron el reconocimiento de un colmado recinto.
En su discurso Filmus calificó como histórico el lanzamiento de esta oferta académica, ya que es la primera vez desde la Guerra de Malvinas que se ofrece un incentivo para que los jóvenes malvinenses puedan estudiar, y un hecho inédito a 44 años de que implementó la primera beca, en tiempos donde Argentina implementaba una política de seducción hacia los isleños.

«Tengo la sensación de que este esfuerzo del Ministerio de Educación, de la Secretaría de Políticas Públicas Universitarias, la Universidad en particular y el apoyo de nuestra Secretaría genera algo que debió haber estado hace tiempo y que por una u otra razón se fue postergando», señaló Filmus. Recordó que en 1971 se lanzó una beca para cinco jóvenes, la cual luego se incrementó a 30 en 1974, marcando el primer precedente de este tipo.

El ex senador y candidato a Parlasur por el Frente Por la Victoria, también recordó las estrategias que se implementaron en ese tiempo, entre ellas, la construcción de una pista de aterrizaje, el traslado de petróleo, la instalaciones de oficinas de YPF y el Correo, y el envío de docentes para enseñar español en suelo malvinense. «Esta beca es la recuperación de este espíritu. Estamos tendiendo un puente. No puede haber una relación sin él, pero de todo corazón extendemos este puente, este abrazo, con la esperanza de que lo tomen, y sabiendo que nadie puede querer lo que no conocen», valoró.

UN PUENTE Y UN VINCULO

La beca Thomas Bridge lleva el hombre de un misionero inglés que evangelizó tanto en las Islas Malvinas como en Tierra del Fuego, donde hoy sus descendientes aún tienen tierras. La misma surgió durante el año pasado, en una reunión entre Ayape y Filmus, donde el rector de la UNPSJB le planteó la posibilidad de abrir las puertas de la institución a los habitantes de Malvinas. Recibió una respuesta positiva inmediata que permitió avanzar a paso firme, involucrando a la Secretaría de Políticas Públicas Universitarias y a Aerolíneas Argentinas.

Su aplicación permitirá que los habitantes de Malvinas gocen de beneficios para financiar su viaje -ida y vuelta- y estadía, y puedan estudiar cualquiera de las carreras de grado en forma gratuita en el continente.

Previo a ello podrán realizar un curso de español intensivo durante seis meses a distancia o presencial, y luego comenzar los estudios superiores, teniendo la posibilidad de vivir en las residencias universitarias, con un estipendio mensual por parte del Ministerio de Educación de la Nación.

Según explicó Ayape, en los próximos días las condiciones y características de la beca serán publicadas en los sitios web de la Secretaría de Políticas Universidad, la Universidad y la Secretaría de Asuntos Relativos a las Islas Malvinas. Mientras tanto ya se pueden visualizar los planes de estudios de las diferentes carreras, algunas vinculadas al petróleo, pesca, turismo y ganadería, principales temas de interés de los isleños. Fuente el patagonico.

Compartir