Compartir

Si bien todos se fueron levantando entre el mediodía y las primeras horas de la tarde, los piquetes causaron serias dificultades en la circulación vehicular y consecuentemente a múltiples actividades laborales, el desplazamiento de pasajeros en tránsito y el de cargas generales.
El que generó los mayores problemas estuvo en la Ruta 3 y fue protagonizado por trabajadores de la empresa Austral Construcciones, frente al obrador situado a unos 15 kilómetros al norte del casco céntrico.

Los trabajadores ya habían advertido con antelación que iban a cortar la ruta si la empresa no les pagaba las dos quincenas que les adeuda, además de un ajuste retroactivo al mes de mayo.

El bloqueo comenzó a las 9 y finalizó a las 14.15 a requerimiento de la Policía de Santa Cruz, ya que no se tiene constancia de que la justicia federal haya emitido una orden de intimación. En ese lapso se formaron filas de varios kilómetros de automóviles, camionetas, colectivos de media y larga distancia y camiones hacia ambos lados del piquete.

En principio los manifestantes dejaban pasar a automovilistas que justificaban urgencia de traslado e incuso liberaron la circulación por algunos minutos alrededor de las 11, pero al cerrarse nuevamente la ruta varios camioneros impusieron un contra piquete y el bloqueo fue total. Iba a extenderse hasta las 16, pero finalmente se levantó a las 14 por pedido de la policía, aunque los obreros advirtieron que pueden retomar la medida de fuerza a partir de lunes dado que hasta avanzada la tarde de ayer la empresa no les había comunicado fecha de pago alguna.

COOPERATIVISTAS

En el área urbana, entre las 09.30 y las 12 se reactivó el piquete de trabajadores de varias cooperativas que dependen del municipio, quienes demandan el pago de dos meses de prestación de servicios.

Los manifestantes, entre hombres y mujeres, sumaban casi un centenar y no solo volvieron a bloquear el acceso al edifico comunal, sino también la esquina de las calles Yrigoyen y 25 de Mayo.
Esto hizo que se generara un descomunal embotellamiento de automóviles y los inspectores de tránsito del municipio recién se hicieron presentes casi una hora después de iniciarse el bloqueo, lo que generó indignación entre los automovilistas.

La situación, vergonzosamente, tuvo que ser aliviada por personal policial, tal como venía ocurriendo desde hace dos meses en cuestiones viales debido a la extensa huelga de los trabadores de planta permanente de la comuna a quienes no se les hizo ningún tipo de descuento en sus haberes.
Sus funciones tuvieron que ser cumplidas en muchos casos por los cooperativistas que aún no cobraron y decidieron protestar en la calle, sin que hasta ayer tuvieran certeza de fecha de pago.

MARINEROS

Los tripulantes de barcos pesqueros de la flota amarilla (de costa) cortaban desde el miércoles por la noche el acceso al puerto Caleta Paula reclamando al gobierno provincial que eleve el monto del subsidio que se les otorga por baja temporada de captura de recursos ictícolas.

Consideraron que era exiguo el monto de 5.000 pesos que se les ofrecía y por ello impidieron el ingreso de camiones de transportes de combustibles que se abastecen en la planta de Petrobras y alteraron otras actividades laborables en el recinto portuario.

Por suerte este piquete se levantó a las 14.30 dado que, según informó el titular de los puertos provinciales, Javier Aravena, el gobierno provincial les propuso a los marineros (aproximadamente 21), elevar el subsidio a 8 mil pesos y por el lapso de tres meses.

Compartir